Escucha esta nota aquí

La presencia del coronavirus ha traído hábitos relacionados con la protección personal, que antes a nadie se le hubiese ocurrido realizar o utilizar. En poco más de dos meses de cuarentena diversos objetos se convirtieron en cotidianos, sobre todo para los tienen que salir de sus casas.

Dos de estos artículos son el barbijo y los guantes desechables, que forman parte de la lucha contra el Covid-19. Al ser de uso cotidiano se debe tener conocimiento de cómo manipularlos, lo mismo que su desecho.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ratifica que la mejor manera de prevenir el contagio del coronavirus es quedándose en casa. Es un pedido que ratifican, en todo momento, las autoridades de salud. 

Pero si se tiene que salir a la calle, se debe respetar el distanciamiento social, no tocar objetos desconocidos y, al llegar a la casa, desinfectar los zapatos, cambiarse de ropa y lavarla. Otro consejo que se debe cumplir de manera constante es la utilización de agua y jabón para desinfectarse las manos El uso de alcohol en gel se ha vuelto una alternativa común.

Los barbijos

Tal vez es el nuevo objeto de uso cotidiano más popular. Gran parte de la población lo usa al salir de sus casas y los hay de varios modelos, colores y calidad.

El médico infectólogo boliviano Juan Saavedra, explica que el barbijo o mascarilla tiene la función de protegernos de los gérmenes externos, evitando que entren a nuestro cuerpo, sobre todo cuando estamos cerca de personas a las que no conocemos y pudiesen estar infectadas y no lo demuestran.

Los barbijos desechables son los más comunes y ellos luego de ser utilizados durante el día deben ser descartados. Colocados en una bolsita y depositados en un basurero, cuidando de que nadie vaya a estar en contacto con el mismo. 

El médico Saavedra manifestó que estas mascarillas son de gran beneficio cuando se las usa correctamente. Si no tienen una manipulación adecuada son peligrosas, pues pueden ser focos de infección, por eso se tiene que tener cuidado cuando se las desecha.

Debido a su uso masivo, no solo han subido de precio en el mercado, sino que escasean. Por ello es que muchos fabricantes optaron por elaborar barbijos reutilizables. De todas maneras la OMS recomienda que no se los utilice más de 10 veces.

¿Cómo lavar las mascarillas?

Al ser fabricadas de tela, su limpieza tiene que realizarse con mucho cuidado y utilizando guantes. Se las puede lavar con agua caliente, entre 60 y 90 grados, y detergente. Tras reposar por 30 minutos, se enjuagan y se secan al sol por los menos dos horas. La opción de planchar el barbijo de tela refuerza las medidas de desinfección por calor.

También es posible lavar con agua y un poco de lavandina, para después seguir el mismo procedimiento del agua caliente.

El lavado frecuente de la mascarilla daña la tela y degrada sus filtros. Por eso no es recomendable su uso continuo y debe ser reemplazada por otra nueva, explica el portal de noticias Weekend.

Los guantes

Estos objetos sí son desechables, no deben ser usados más de una vez y luego tienen que ser descartados con mucho cuidado. La OMS no los recomienda para uso normal de protección, a no ser que se esté enfermo o se trabaje con personas contagiadas por el coronavirus.

Los médicos advierten que el uso de guantes desechables puede incrementar el riesgo de una infección. Por un lado, genera una falsa sensación de seguridad. Los guantes, al igual que las manos, son portadores de virus y deben ser lavados permanentemente.

Además, el uso de los mismos hace que la piel empieza a sudar y el clima húmedo y caliente es ambiente ideal para las bacterias y virus.

"Si uno saca su celular o busca algo en el bolsillo de su pantalón o billetera se puede propagar las bacterias, más aún si se toca la cara", explica el médico Jens Mathews en la página web de Cambio16.

La mejor manera de proteger las manos de los virus es lavárselas con ​agua y jabón, alcohol en gel y gel. Así se evita un posible contagio en tiempos de pandemia.