Escucha esta nota aquí

El secretario de Salud de la Gobernación Óscar Urenda explicó este lunes los protocolos para los muertos por coronavirus. "Los cuerpos son entregados directamente a las funerarias y son incinerados o enterrados en tierra directamente”, dijo la autoridad. La razón de enterrarlos directamente y no colocarlos en nichos obedece a una norma de bioseguridad por la actual pandemia. El tema de la incineración también requiere de un tratamiento especial, tomando en cuenta de que no es una costumbre muy común en nuestro medio.

Son dos las empresas que brindan el servicio de cremación en Santa Cruz: Las Misiones y Cineris. Los costos oscilan entre los 500 y los 600 dólares, mientras que un funeral de la manera tradicional puede costar desde Bs 1.300 a 1.800 dólares, a lo que hay que agregar Bs 1.800 para los nichos o adquirir un espacio en un cementerio privado pagando desde 2.500 dólares.

EL DEBER se contactó con Las Misiones, pero los ejecutivos optaron por mantener la información de su trabajo en reserva y no brindar detalles. 

Jorge Orías, de Cineris, empresa que funciona desde hace cinco años en la avenida circunvalación de Cotoca, explica que la empresa cuenta con un protocolo interno para el tratamiento de cuerpos que hayan fallecido por coronavirus. “Nos hemos contactado con el doctor Urenda para consultar cómo será el traslado de los fallecidos en caso de que requieran de nuestros servicios. De todos modos, nosotros ya contamos con nuestros propios equipos de bioseguridad y el material necesario para realizar el trabajo”, afirmó Orías. 

El propietario de Cineris indicó que cuentan con un horno británico que cumple con todas regulaciones internacionales. El tiempo promedio de cremación de un cuerpo es de 90 minutos. Aclaró que se realiza sin el cajón, por una cuestión ecológica. El costo por el servicio es de 500 dólares. El 100% de las cenizas se las entrega al cliente en una urna de madera, sin ningún tipo de contaminación, además de un certificado. 

“Ahora, debido al coronavirus, lo más probable es que los cuerpos sean cremados con el ataúd, para evitar el manipuleo, pero si la Gobernación o los hospitales garantizan que se podrá hacerlo sin el cajón, nosotros haremos nuestro trabajo bajo todas las normas de seguridad”, añadió Orías.


Comentarios