Escucha esta nota aquí

El ministro de Defensa Civil, Edmundo Novillo, entregó esta mañana más de 34 toneladas de alimentos y ayuda humanitaria a las familias afectadas por las inundaciones en el municipio de San Julián.

Los alimentos no perecederos entregados consisten en arroz, harina, azúcar, aceite, entre otros, para 829 familias damnificadas, además se les dotó de alcohol desinfectante como medida de bioseguridad.

"Son cuatro los municipios afectados por el desborde del Río Grande. Ahora estamos aquí en San Julián entregando un pequeño apoyo, pero sabemos que es significativo", dijo Novillo.

Son 34,27 toneladas de alimentos donados como primera etapa de ayuda para los afectados por las inundaciones ocasionadas por el cauce desbordado.




Además, Novillo anunció un estudio para la construcción de diques, con la finalidad de evitar nuevos desbordes en el Río Grande. "Esta es la primera ayuda consistente en alimentos, vamos a trabajar después para que en años subsiguientes no tengamos problemas de inundaciones", adelantó.

Agregó que se hizo una evaluación de daños, donde más de 6.000 hectáreas se vieron afectadas por las inundaciones, impactando en la producción de alimentos.

"Estos desbordes de la cuenca han ocurrido después del 2006 y estamos viendo que pudo haber sido mucho peor, pero el municipio de San Julián hizo algunos trabajos en las zonas más críticas, que lograron aminorar el daño, pero no fueron suficientes. Ahora nos toca hacer un esfuerzo mancomunado entre el Gobierno nacional, departamental y municipal, junto a los comunarios para que los defensivos eviten el desborde", indicó Novillo.




Detalló que en coordinación con el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales, se están realizando sobrevuelos para apoyar a los productores afectados y recuperar parte de la producción con una serie de insumos que se estarán entregando en una próxima etapa.

"La ayuda humanitaria entregada ha tenido un costo de 150 mil bolivianos y, ahora nos toca trabajar en una solución estructural a largo plazo. El desborde afectó 130 kilómetros que cubren cuatro municipios pero, San Julián fue el más afectado", recalcó.

Por otra parte, señaló que el cambio climático no solo trajo consigo problemas de inundaciones, sino también de sequía e incendios. "Santa Cruz ha sido uno de los departamentos más afectados, pero también Cochabamba, Tarija, Chuquisaca y La Paz", dijo.

Comentarios