Escucha esta nota aquí

La jueza anticorrupción y violencia, Albania Caballero, ordenó la detención preventiva en la cárcel de Palmasola de César Aníbal Montero Sevilla, imputado por la Fiscalía después de propinar una feroz golpiza a su esposa embarazada de siete meses.

El hombre, de profesión auditor, fue aprehendido por la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), luego de que la víctima presentara la denuncia y adjuntara como pruebas un video grabado con su celular del ultraje físico que sufrió a manos de su esposo en estado de ebriedad.

La fiscal de la Unidad de Víctimas Especiales, Giovana Castro imputó al hombre por violencia familiar y doméstica y, expuso ante la jueza la existencia de pruebas fehacientes en su contra de asestar una tremenda golpiza a su pareja sin considerar su estado de gestación de siete meses.

A la audiencia se presentó la víctima, pues había pedido a la Fiscalía decir su verdad frente a la jueza para que se conozca la verdad de los ultrajes físicos y sicológicos que venía sufriendo.

La fiscal aseguró que en estos casos, para no revictimizar a la mujer embarazada se le consultó si quería estar en la audiencia y ella dijo que necesitaba ser escuchada por la jueza. En pleno acto judicial, fue difundido el video ante la atenta mirada del detenido, sus dos abogados defensores y la víctima.

Cuando la jueza le dio la palabra a la víctima, esta relató todo. Dijo que no es la primera vez que la golpea, pues lo hacía antes y después de que se casaron. Hace un año que se casaron y dijo que siempre era ultrajada. “En anteriores oportunidades no solo me golpeaba, lo mínimo que me daba eran 20 manazos  y me encerraba en una habitación para que no salga, ese era parte del castigo que me daba. Él es una persona machista y por tanta violencia me animé a activar mi celular para grabar”, dijo. 

Manifestó que la última vez se armó de coraje y activó la cámara de su celular y lo escondió para grabar todo porque ya presentía que la iba a golpear y así fue. Ese día, reveló que la agarraba de la oreja como para arrancarla mientras la golpeaba como se observa en el video.

La fiscal expuso en audiencia que el video muestra el grado de violencia y por lo tanto, la ley establece que se debe velar por las víctimas y en este caso, por su estado de embarazo debe recibir doblemente la protección del estado. Como pruebas la fiscal presentó el video, el desdoblamiento del mismo, muestrario fotográfico y otros.

Tras ver el video, el imputado César Aníbal Montero Sevilla, pidió disculpas y dijo que estaba borracho y no sabía lo que hacía. Antes de mirar el video, negó el hecho y dijo que él no era la persona que reflejan las imágenes. En audiencia pidió disculpas a su esposa y a la familia.

La afectada ahora recibe ayuda sicológica de parte de la Defensoría de la Niñez y también tiene atención médica luego de la golpiza.

Los familiares de la víctima dijeron que afuera de la audiencia fueron amenazados por los parientes de César Aníbal Montero Sevilla, pero que seguirán con el proceso hasta el final porque ya no se puede admitir tanta violencia contra una mujer embarazada.

Comentarios