Escucha esta nota aquí

Berthy Vaca - Ariel Melgar

El hijo de la paciente diagnosticada con coronavirus en San Carlos rompió el silencio y relató a EL DEBER el drama que su madre sufre desde el miércoles para ser internada en un centro hospitalario cruceño, así como la discriminación que él y su familia viven a diario.

Video: Jorge Gutiérrez 

Desde su vivienda en la localidad de Buen Retiro, a 13 kilómetros al norte de San Carlos, el hombre contó este jueves que hace dos días se encuentra aislado junto con su mujer y sus tres hijos menores de edad.

“Cuando llegamos a Santa Cruz (proveniente de Beni), la gente nos trató bien, por eso nos quedamos; ahora no entiendo por qué la gente no fue solidaria con mi madre ayer”, expresó angustiado.

El hombre lamentó que su madre haya pasado toda la tarde del miércoles deambulando en una ambulancia, porque trabajadores de salud y familiares de personas hospitalizadas en nosocomios públicos se opusieron a que sea internada en estos centros.

“A los médicos y las enfermeras les pregunto: ¿por qué le cierran la puerta a un paciente? ¿Dónde vamos a acudir si estamos enfermos?, debemos acudir al centro médico. Ellos mismos (doctores) dicen: 'acudan al centro médico cuando esté enfermo', pero ahora cierran las puertas. ¿Qué clase de profesionales son?", se preguntó indignado.

El familiar comentó que todos los días habla con su madre y que esta le manifiesta que se encuentra bien, debido a que no presenta síntomas de la enfermedad, pese a que la prueba dio positivo para coronavirus.

“Mi madre está bien, ella está estable, incluso está sin suero. Lo que yo no comprendo de la gente de Santa Cruz es por qué no la quieren tener (…) Con ella charlamos y mensajeamos”, añadió.

Llegada de la mujer y drama familiar

La mujer de 60 años llegó de Italia, donde vive y trabaja, en un vuelo comercial. Su arribo al aeropuerto internacional Viru Viru fue el sábado 7 de marzo. Luego se dirigió a su vivienda, en Buen Retiro, donde sus tres hijos y otros familiares la recibieron cariñosamente.

Al día siguiente de su llegada, la paciente compartió un churrasco con su familia y recién el lunes sintió los primeros síntomas del coronavirus, por lo que fue internada en el hospital Ichilo-San Carlos.

Cuando el Ministerio de Salud confirmó el martes que la mujer estaba infectada con el Covid-19, sus familiares empezaron a ser discriminados por parte de algunos pobladores de Buen Retiro y de San Carlos.

“Yo me siento mal, hace dos días estoy en cuarentena y no puedo salir. Salgo y toda la gente me discrimina. Me gano el pan de cada día, día que trabajo es día que como, pero ahora ya no tengo alimentos”, relató preocupado. 

Ante esta situación, la alcaldesa de San Carlos llevó víveres a toda la familia en cuarentena, la tarde de este jueves.

El hombre comentó que sus dos hermanos, con sus respectivas familias, se encuentran también en cuarentena en sus viviendas de Buen Retiro.  Además, dijo que sus hijos y sobrinos sufrieron de discriminación en el colegio.

Lea también

Comentarios