Escucha esta nota aquí

 Ya sea por su agradable sabor picante o las múltiples propiedades nutritivas y curativas, el jengibre se ha convertido en un ingrediente habitual en las mesas de las familias bolivianas. Salió de su originaria India, recorrió toda Europa hasta llegar al continente americano para quedarse y ahora se la consume de formas  diversas y creativas.

En tiempos de coronavirus, cuando se necesita tener un organismo fuerte para repeler a cualquier virus o enfermedad, el jengibre es un alimento que está al alcance de la mano para brindar sus nutrientes y es una 'caparazón' natural.

Esta raíz es un antioxidante natural debido a su alto porcentaje en vitaminas B6, E y C . Además es rico en  minerales como el calcio, fósforo, magnesio, potasio,  hierro, sodio y zinc. Tiene azucares, grasas, agua y proteínas.

¿Qué beneficios trae?

El jengibre ayuda a combatir muchos males, como la artritis, la fiebre, la bronquitis, las náuseas, el mareo, la gripe, la mala digestión, la diarrea, la pérdida de apetito, los dolores musculares y la fatiga, además de prevenir los accidentes cardiovasculares y la diabetes. 

Al quemar grasas este alimento también es bueno para adelgazar. Reduce el colesterol y el azúcar en la sangre.

No es aconsejable que lo consuman jengibre las embarazadas y las mujeres que están dando de lactar, por la cantidad de picante que tiene. Las personas que toman remedios para la presión, diabetes o anticoagulantes deben consultar con su médico antes de consumir esta raíz.

¿Cómo se lo consume?

De varias maneras. Una de ellas es como infusión. Se hierve agua y luego se le agrega una porción de la raíz, se deja reposar tres o cuatro minutos, se endulza con miel y se lo consume tibio.

También se lo puede preparar para tomarlo en licuados, en ensaladas mezclado con las verduras, en guisados con carne y hasta en postres. Se lo puede utilizar de manera fresca, seco y rallado.