Escucha esta nota aquí

Con alivio, la abogada de la Unidad de Víctimas Especiales (UVE), Roxana Ortiz, dijo que su prueba de coronavirus arrojó un resultado negativo. El mismo resultado se obtuvo con otras 12 personas de la UVE, que integraban dos turnos de trabajo. 

Todos atendieron a una niña que probablemente sufrió abuso sexual hace unos días. La niña dio positivo en la prueba, que se le aplicó después de que tuviera fiebre. "Estábamos preocupados, porque detrás de cada uno hay familias", comenta la abogada Ortiz. 

La secretaria de Desarrollo Humano, Rossy Valencia, está en cuarentena en su casa. Sigue todas las recomendaciones de su cardiólogo, a la espera de una prueba de la modalidad PCR que es la que tiene más alto grado de confiabilidad.

"Un chofer salió positivo, pero él se contagió en otro lado, porque no tuvo contacto directo con la niña. Se están siguiendo los protocolos. Él está asintomático", comenta la secretaria. El chofer no tiene síntomas y cuenta con el apoyo institucional y del Sedes para seguir su protocolo y tratamiento. "Nuestra alcaldesa nos ha llamado de forma permanente para conocer información y apoyarnos en todos los pasos a seguir. También todos los colegas y el gabinete", comenta la funcionaria.