Escucha esta nota aquí

En Santa Cruz se encendieron todas las alarmas porque la afectación del Covid-19 va hacia un rebrote, según los informes sanitarios que se presentaron ante el Comité de Emergencia Departamental (COED), por lo que la Gobernación planteó acortar la circulación hasta las 22:00, pero la Alcaldía determinó someter a consulta con los sectores antes de modificar el horario.

Cuando el gobernador Rubén Costas anunció el cambio de horario, la alcaldesa interina, Angélica Sosa, aclaró que cualquier medida que se aplique surgirá del análisis con los sectores involucrados, por lo que convocó a una reunión para hoy a las 17:00, donde tomarán la decisión, en el marco de las competencias municipales.

Sosa recordó que el municipio ha tomado medidas orientadas a controlar la propagación del virus, y que ahora también determinará en consenso medidas que permitan salvaguardar la salud de la población y a la vez no perjudique la economía de las familias cruceñas. “Como alcaldesa de la ciudad voy a defender con todas mis fuerzas la vida de cada ciudadano y defenderé el derecho de las personas a poder ganarse el sustento con el fruto de su trabajo mientras se haga cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad”, puntualizó.

El compromiso que asumió fue abrir de manera paulatina los centros municipales especializados en atención del Covid-19, en los cuales hay 574 camas disponibles para pacientes con síntomas leves o en recuperación.

El gobernador Costas, a tiempo de dar a conocer las medidas planteadas en el COED, pidió al Gobierno central destinar recursos para la contratación de más personal de salud y atender las demandas regionales para encarar esta emergencia.

Asimismo, indicó que se implementarán puntos de toma de muestras para detectar coronavirus en los centros de primer nivel de las redes urbanas de la capital cruceña.

Señales del rebrote

En la reunión del COED el Servicio Departamental de Salud (Sedes) mostró datos que ponen al departamento en las puertas de un rebrote debido a que el crecimiento es de 1,8 para esta semana, por encima de 1, que muestra una situación de control. Esa es la cifra de contagio por cada paciente infectado.

Luego de haber permanecido en una meseta de transmisión baja por más de tres meses, en los últimos días los nuevos casos han sobrepasado el centenar y se evidenció que el crecimiento casi se duplica en una semana, lo que para las autoridades sanitarias representa que esta situación nuevamente salió de control y va hacia un posible rebrote, si la población no cumple con las medidas de posconfinamiento y flexibilización.

Los dos últimos días las cifras aumentaron drásticamente. El miércoles cerró con 141 nuevos casos positivos y ayer se registraron 161. Los casos activos, es decir personas que están con la enfermedad, son 1.347, una cifra que se triplica en tres meses.

En este tema, el gerente de Epidemiología, Carlos Hurtado, indicó que muchos de los pacientes se recuperan en casa, de ahí la necesidad de habilitar los centros de aislamiento para cortar la transmisión del virus.

En la capital cruceña

El municipio de Santa Cruz de la Sierra también hizo un estudio de control del Covid-19, donde se detectó que un 11,95% de las personas tenía anticuerpos, es decir que ya contrajo la enfermedad. Este mismo estudio en agosto detectó un 23%.

Lo que el estudio también determinó es que el 79,31 por ciento de las personas con anticuerpos fueron asintomáticas o en algunos casos solo presentaron un síntoma y no le prestaron la debida atención a este mal.

El estudio también arrojó que las personas que tuvieron dos o más familiares diagnosticados con Covid-19 tienen dos veces más probabilidades de enfermar que aquellas que no tuvieron ningún enfermo, lo que confirma que los brotes se dan dentro del núcleo del hogar.

La desinformación de la población llega al extremo de creer que el Covid-19 es algo inventado. Un caso de estos se vio durante los controles que realizan los funcionarios municipales, donde una mujer bastante molesta y sin barbijo, increpó al personal de la Secretaría Municipal de Movilidad Urbana cuando revisaban el cumplimiento de las medidas de bioseguridad en los micros. “No hay pandemia, no hay, falsedad es eso”, les gritaba e incluso intentó quitar el teléfono móvil a una funcionaria que la estaba grabando.

El hecho sucedió en un micro de la línea 109, en un operativo regular de los funcionarios que hicieron bajar a los pasajeros que estaban en los pasillos, sobrepasando la capacidad permitida. “No, no se van a bajar. Lo que ustedes quieren es sacar dinero. Dejen a la gente trabajar”, volvió a gritar la pasajera.

De acuerdo a la norma municipal vigente, para evitar aglomeraciones, los micros solo pueden llevar pasajeros sentados y no pueden subir pasajeros que no lleven barbijos.

Constantemente los pasajeros y choferes infringen la norma, por lo que desde la Secretaría Municipal de Movilidad Urbana, anuncian que duplicarán los controles en el turno de la noche.

La intención es evitar la propagación de la enfermedad por las aglomeraciones de fin de año.

La Policía se prepara

El Ministerio de Gobierno y la Policía boliviana también asumen nuevas estrategias para fortalecer a la institución verde olivo en materia sanitaria, mientras desarrollan sus labores de contención de la emergencia sanitaria. Las nuevas iniciativas surgen después de una reunión sostenida en El Alto para que los uniformados puedan exponer sus demandas ante una posible segunda ola de contagios.

Según explicó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, la nueva estrategia abordará temas de prevención, el control y la contención, porque en la anterior gestión, la mayoría de los decesos se debieron a una atención tardía por desconocimiento de los funcionarios de la enfermedad, de los síntomas, de las formas de prevención y de los tratamientos a seguir.

Entre las medidas prevén la consolidación de los consultorios a cargo de la Caja Nacional de Salud para atención pronta, tanto médica como laboratorial, a los policías sospechosos, al igual que se implementará una farmacia para dotar los medicamentos necesarios en caso de contagio. De igual forma se evalúa disponer de centros de aislamiento para el personal policial.

Comentarios