Escucha esta nota aquí


El Gobierno argentino aún no definió la cantidad de establecimientos educativos a ser habilitados como centros de sufragio para los bolivianos residentes el 18 de este mes.

Sin embargo, el senador Martín Lousteau, de Unión Cívica Radical (UCR), y la diputada Dina Rezinovsky, de Propuesta Republicana (PRO), cuestionaron por autorizar que se abran escuelas en Buenos Aires para que voten 160 mil bolivianos.

Desde la Jefatura de Gabinete minimizaron las críticas y se limitaron a aclarar que la Decisión Administrativa 1784/2020 establece la aprobación del protocolo de medidas de bioseguridad para las elecciones del Estado Plurinacional de Bolivia en territorio argentino.

“Aún no está  definida la cantidad de locales a disposición para las elecciones bolivianas. Todavía resta trabajar con las provincias, que son parte importante en definición”, mencionaron fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores que coordina con otros ministerios el proceso eleccionario para residentes bolivianos.

La diputada Dina Rezinovsky dijo a EL DEBER que, si bien apoya al proceso electoral, ve en el Gobierno argentino una contradicción al habilitar las escuelas para la votación de bolivianos en Buenos Aires y no se les permita a 6.500 estudiantes que retornen a clases suspendidas por la pandemia después que en dos ocasiones fue rechazada la petición con excusas.

“Es conocida la excelente relación que tiene tanto del presidente Alberto Fernández como de la vicepresidenta Cristina Fernández con el expresidente Evo Morales. No es algo que no sea público. Puede haber detrás de eso un deseo de favorecer al partido del MAS”, respondió Rezinovsky.

A su criterio, se podría haber elegido en las escuelas del Conurbano donde el gobierno provincial es de su misma ideología y línea política.

El senador Martín Lousteau, por su parte, coincidió con Rezinovsky, al afirmar que no se puede dejar pasar la contradicción del Gobierno de Alberto Fernández que parece “encaprichado” en no abrir los colegios para que 6.500 estudiantes continúen con su formación pedagógica, pero sí hacerlo para la votación de bolivianos residentes.