Escucha esta nota aquí

Analistas coincidieron en que el informe-memoria, sobre los hechos ocurridos el último trimestre de 2019, presentado por la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB), está mejor fundamentado que la versión, impulsada por el MAS, de que en el país ocurrió un supuesto golpe de estado. 

El analista Humberto Vacaflor señaló que el documento presentado es muy importante, porque revela el trabajo realizado por las instituciones y actores políticos para controlar la situación en esos días, “cuando el MAS estaba jugando al desastre con el tema de las renuncias en cadena, pero después se realizó todo de manera democrática, legal y civilizada”.

Por su parte, el politólogo José Orlando Peralta, resaltó la credibilidad de la Iglesia Católica porque la misma se encuentra por encima de cualquier versión emitida por una persona particular, “se ha planteado algo claro, Adriana Salvatierra renunció públicamente a ser presidenta de Bolivia y hay trascendidos que dicen que la estrategia del MAS era que nadie después de Evo, en el oficialismo, podría acceder a la presidencia, porque la idea era que vuelva después de la convulsión social”. 

Recordó que el país estuvo 48 horas sin gobierno, y eso en cualquier país o sociedad política es algo grave, “entonces se tenía que tomar una posición política sobre esta situación de vacío de poder y así poder resolverlo”.

A su vez, el director del observatorio político de la UAGRM, Daniel Valverde, resaltó que el Gobierno nacional, pretenda instalar la idea del supuesto “golpe de Estado” no es responsable, “es una visión totalmente sesgada, porque previo a lo ocurrido en octubre (de 2019), hubo una sucesión de errores políticos, que generaron en diversos sectores de la población una rebelión, que terminó en una convulsión”.

Comentarios