Escucha esta nota aquí

La historia de cómo se extendió el cultivo y el consumo de café por todo el mundo es una de las más interesantes y atractivas. Todo comenzó con el primer cafeto en Etiopía, un país situado en el cuerno de África. 

Una leyenda cuenta que sus atributos fueron descubiertos luego de que un pastor viera cómo algunas de sus cabras tenían un comportamiento más animado luego de haber mascado las cerezas rojas del cafeto. Otro relato afirma que los esclavos, que eran llevados a Yemen y Arabia, a través del puerto de Moca desde la región de Sudán, comían la parte carnosa de la cereza.


El café llegó a Europa recién en 1615, gracias a comerciantes venecianos. En esa época también aparecieron otras dos grandes bebidas calientes: la primera, el chocolate caliente en 1528; la otra el té, que se vendió por primera vez en Europa en 1610. Los holandeses empezaron a propagar el cafeto en Centroamérica y Sudamérica, donde hoy en día se tiene el principal cultivo del mundo con fines comerciales.

Curiosidades

  • El primer establecimiento de café en Europa se abrió en Venecia en 1683. Fue el famosísimo Caffè Florian, de la Plaza de San Marcos, que se instaló en 1720 y sigue atendiendo al público.
  • La llegada del café a Sudamérica fue en la colonia holandesa de Surinam, en 1718. Después se plantaron algunos cafetales en la Guyana francesa y en Pará (Brasil), que actualmente es el mayor productor y exportador del café.







Comentarios