Escucha esta nota aquí

La Paz tiene dos rostros en este momento político. Al sur está la molestia y la movilización exigiendo una segunda vuelta entre Evo Morales y Carlos Mesa. En varias zonas sureñas de la sede de Gobierno existen puntos de bloqueo que paralizaron ayer labores cotidianas de fin de semana. En el norte y las laderas el panorama es totalmente diferente. No hay reclamos y la vida transcurre sin entrometerse en la política. El Alto es otra historia sin ningún tipo de inconvenientes. 

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, aliado político de Carlos Mesa, admitió que los puntos de bloqueo son más contundentes en la zona sur paceña. El centro, las laderas y el norte de la sede de Gobierno no sufrió ningún tipo de aislamiento. Aun así, el burgomaestre anunció que mañana el paro indefinido se iniciará con fuerza en varios puntos de la urbe. 

“Este paro indefinido se realizará en cumplimiento de las resoluciones emitidas por la Asamblea de la Paceñidad, que se reunió de emergencia el jueves 24 y emitió una resolución con siete artículos. La principal resolución demanda que se convoque a una segunda vuelta de las elecciones presidenciales y rechaza la manipulación de los resultados electorales por parte del Órgano Electoral Plurinacional”, afirmó Revilla. 

El alcalde de La Paz, además, garantizó que el paro de mañana se iniciará con total respaldo de zonas que no se sumaron a la protesta hasta hoy. Revilla también se refirió a los excesos que protagonizaron algunos bloqueadores en la zona sur contra la población que transitaba y la prensa que hacía su trabajo de información. 

“Pedirle a la gente que en los lugares de bloqueo que se han desarrollado de manera espontánea, y ocurrirá lo mismo seguramente en el curso de los siguientes días, mantengamos la calma, permitamos el trabajo de la prensa, permitamos el paso de las ambulancias, del servicio de aseo, personas mayores con alguna urgencia y niños”, exigió Revilla. 

Bloqueos en el sur

Ayer La Paz amaneció con bloqueos solamente en la zona sur. Cada hora que pasaba se iba radicalizando la medida en distintos barrios sureños. Por la tarde, en Sopocachi se instalaron algunos puntos, pero no fueron contundentes. En el centro y en las laderas no hubo protestas. 

Los mercados tradicionales funcionaron con normalidad. Lo mismo las entidades bancarias, privadas y públicas, como también los supermercados. Los negocios no pararon y abrieron sus puertas al público. En El Alto tampoco hubo movilizaciones. 

Las medidas de protesta en el sur paceño ingresaron al finalizar la tarde de ayer a un cuarto intermedio hasta hoy. Se conoció que una movilización de choferes, afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), iba a ingresar a los barrios centrales del sur paceño. 

Por eso, los organizadores decidieron levantar los bloqueos con el objetivo de evitar algún tipo de enfrentamiento. Aun así, hubo fricciones con personas que no apoyan el paro y quienes necesitaban movilizarse. 

Revilla se sumó al pedido de pacificación. Incluso pidió al MAS evitar la concentración de mañana con el fin de evitar enfrentamientos entre bloqueadores y militantes del oficialismo. 

“Instamos al MAS a no festejar. Vamos a generar confrontaciones, vamos a generar enfrentamientos innecesarios en un país que está profundamente molesto por la actitud del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y está movilizado, no solamente en la ciudad de La Paz, sino también en los nueve departamentos, en las ciudades, en las provincias y en las capitales”, remarcó Revilla. 

No se hará caso al aliado de Mesa. El MAS igual realizará mañana un acto de celebración en la zona sur de La Paz. Varios sectores afines al oficialismo se concentrarán en inmediaciones del campo ferial Chuquiago Marka, en el barrio de Bajo Seguencoma, para festejar la victoria de Evo Morales. 

“No podemos suspender algo que se planificó. Yo quisiera pedirle a Revilla que pida suspender el paro, no lo hará. Tenemos derecho a festejar el triunfo del pueblo, el triunfo del MAS. El tribunal electoral ya dio los resultados y descartó una segunda vuelta”, resaltó el diputado Franklin Flores. 

La Coordinadora Departamental por el Cambio (Codelcam) anunció una concentración para mañana en Bajo Seguencoma. El dirigente Hugo Tórrez descartó la suspensión del acto por pedido de Revilla y aseguró que el festejo masista será pacífico. “No estamos llamando a la violencia. Será un festejo pacífico porque se conocen los resultados. En cambio, Carlos Mesa sigue llamando a movilizaciones, eso es confrontación”, dijo el dirigente.