Escucha esta nota aquí

Luego de una reunión de evaluación, los caciques de la X Marcha Indígena decidieron permanecer en vigilia en el atrio de la catedral cruceña a la espera de concretar una reunión con el gobernador Rubén Costas y con autoridades del Gobierno.

El líder indígena Adolfo Chávez indicó que permanecerán en vigilia en el lugar, pese al Auto de Buen Gobierno que rige desde hoy, a la media noche, aduciendo que si el Gobierno no respeta la Constitución el pueblo no tiene por qué hacerlo. "¿Cuál auto?, el que van a llevar al taller", respondió cuando se le consultó por la medida decretada por la Gobernación.

Agregó que esperan hacer los trámites ante el Órgano Electoral para justificar las razones por las que no podrán emitir su voto este domingo.

Los marchistas llegaron ayer miércoles a la capital cruceña y no han recibido ninguna invitación a reunión de parte del Gobierno central para reunirse, tampoco una respuesta de la Gobernación cruceña a sus demandas.

Dentro de las peticiones figuran el pedido de abrogación del Decreto Supremo 3973, firmado por el presidente Evo Morales, que autoriza el desmonte y las quemas controladas de bosques en Santa Cruz y Beni para las actividades agropecuarias.

Al Gobierno Departamental se le pidió mayor equidad en la distribución de los recursos a los pueblos indígenas pues aseguran la nación chiquitana es la menos favorecida.

Solicitan también que los planes de electrificación lleguen a todas las comunidades y que se convoque a la Comisión Agraria Departamental, de manera urgente.

Joaquín Orellana, presidente de la X Marcha Indígena, dijo este jueves que esperan tener soluciones para sus pedidos y que permanecerán en la capital cruceña el tiempo que sea necesario pues no pueden volver a sus comunidades con las manos vacías.

La X marcha partió desde San Ignacio de Velasco hace 31 días -en medio de la emergencia por los incendios en la Chiquitania- y ayer llegó hasta la plaza 24 de Septiembre en medio de aplausos y un cálido recibimiento que le dieron los ciudadanos que estaban en el lugar.