Escucha esta nota aquí

La limonada casera de toda la vida es una de las bebidas más refrescantes para los días de calor. A la preparación popular le puedes agregar unos ingredientes extras que mantendrán el potente cítrico, pero le agregarán notas exquisitas. Además de refrescante, el limón posee múltiples nutrientes. 

Su alto contenido en vitamina C lo convierte en un antioxidante natural y también es bueno para prevenir los resfríos y reducir el riesgo de enfermedades cardiacas. Compartimos tres recetas ideales para tomar frías y que no llevan alcohol, así que son aptas para grandes y chicos. Lo único que debes tener en cuenta es que son bebidas azucaradas, por lo que no hay que abusar de ellas.

LIMONADA DE PEPINO
Rinde 1,5 litros

Ingredientes
• 6 limones
• 1 pepino
• 200 gramos de azúcar
• 1 litro de agua

Preparación
Exprimir el jugo de los limones y reservar. Por otro lado, cortar unas rodajas de pepino muy finas para decorar los vasos. Para endulzar, preparar un almíbar disolviendo el azúcar en un vaso de agua y llevándolo a ebullición, removiendo durante cinco minutos. Dejar enfriar. Licuar lo que quedó del pepino con un poco de agua y colar. En una jarra, mezclar el zumo de los limones, el pepino y el almíbar, completando con agua hasta llegar a un litro y medio aproximadamente. Añadir hielo y servir en vasos decorados con las rodajas de pepino.

LIMONADA DE FRAMBUESA
Rinde 1 litro

Ingredientes
• 150 gramos de frambuesas (frescas o congeladas)
• 1 litro de agua fría
• 2 limones
• 2 ramitas de hierbabuena
• 150 gramos de azúcar
• 8-10 cubitos de hielo

Preparación
Licuar las frambuesas durante cinco segundos. Luego, añadir medio litro de agua, los limones y el azúcar y volver a licuar. Agregar el resto de agua y remover. Probar cómo está de azúcar y si es necesario añadir  una cucharada más, esto depende de cada gusto. Colar la limonada y vaciarla en una jarra. Añadir los cubitos de hielo, las hojas de hierbabuena y servir.

LIMONADA DE SANDÍA Y MENTA
Rinde 2 litros

Ingredientes
• 1 kilo de sandía
• 10 hojas de menta fresca
• 50 gramos de azúcar
• zumo de 3 limones
• 1 litro de agua
• 8-10 cubitos de hielo

Preparación
Pelar la sandía y retirar las semillas. Luego, cortarla en trozos y reservar. Enjuagar muy bien las hojas de menta y machacarlas en una jarra con el azúcar. Esta etapa es muy similar a la que se hace durante la preparación de un mojito. Colocar la sandía en el vaso de la licuadora junto con el agua mineral y el zumo de los limones. Licuar bien hasta obtener un líquido homogéneo. Vaciar esta preparación en la jarra que contiene el azúcar y la menta machacada. Finalmente, agregar un puñado de hielo y revolver bien. Dejar en refrigeración una hora antes de servir.

Comentarios