Escucha esta nota aquí

A algunos podría caer pesado pensar en entretenerse en días de tanta incertidumbre mundial. Lo cierto es que los días pasan y el aislamiento social hace estragos en los ánimos

Es cuando las redes sociales y aplicaciones entran en escena para hacer más llevadero el asunto, ya sea con sentido del humor o con consejos. Una de las alternativas, no tan nueva, pero en ebullición en estos últimos días debido a la circunstancia, es la app Tik Tok, una especie de 'reinado' de los videos y ocurrencias.

Desde que empezó la cuarentena en distintos países del mundo, también empezaron los desafíos o 'challenge' de cuarentena. Hashtags como #cuarentena, #quarantine, #coronavirus, #cuarentenatime, #cuarentenachallenge y muchísimos otros relacionados con la época, muestran los modos que se da la gente para entretenerse en el encierro, pero además de entretener a quienes los visualizan.

Personalidades internacionales y locales desafían al prójimo a seguirlos para que los efectos del confinamiento se sientan con menor intensidad. Hay recomendaciones para evitar la transmisión del virus, coreografías, mucha producción con mascotas, clases de gym, tomadas de pelo y canciones de moda como fondo de divertidas escenas.

Los hijos organizan coreografías con sus padres, abuelos, perros y gatos, los famosos se muestran en la cotidianidad, los 'fitness' enseñan cómo evitar engordar en estos días, algunos sacar a relucir sus destellos de locura, pero lo cierto es que la mayoría tiene el poder arrancar sonrisas en medio del temor.

Entre las canciones que más suenan en la plataforma china están Dance Monkey, Calabria 2007, Tra Tra(Nfasis), el remix Bagaikan Langit, Yummy (Justin Bieber), Woah, Yeah (Usher), Safaera (Bad Bunny), Oh Nanana, Baby Shark, Clap your hands, El baile del choque, Culiquitaca (Toño Rosario). 

Para los que se declaran reacios a este tipo de plataformas -los hay en redes, lo dicen públicamente-, lo cierto es que Tik Tok puede ser una de las muchas alternativas para despejar el aburrimiento y los pensamientos catastróficos. Además, los desafíos no son tan sencillos como parecen.

Reuniones en plena cuarentena

Si bien la consigna es el aislamiento social debido al coronavirus, este debe ser físico, nadie dijo que no se podía charlar -o incluso trabajar- de modos inofensivos para la salud.

Sobre todo la gente que vive sola, o la que es población de riesgo para el coronavirus, busca cómo 'juntarse' con amigos y familia. 

La vida ha cambiado en los últimos días y las aplicaciones están mostrando todo su poder para mantener los lazos estrechos y los ánimos altos, pero también para que la productividad laboral siga firme.

"Me parece interesante que esta situación nos esté forzando a buscar más efectividad en el uso de la tecnología y a abrir la mente; no creo que esté muy lejos el trabajo desde casa. En otros países se entregan los pasaportes por correo y podés hacer las gestiones desde tu casa, se llaman gobiernos digitales", cuenta Shirley Lanza, habitante de un condominio que se autoaisló días previos a la declaratoria de la cuarentena y que vivió por un tiempo en Europa.

Para no sentirse solas o caer en la histeria, Shirley y su grupo de amigas, la mayoría solas o divorciadas, se juntan por videoconferencia dos veces al día, al primera hora y al final de la jornada. Han reemplazado sus encuentros mensuales por dos diarios. Recurren a aplicaciones como Houseparty o a llamadas grupales por WhatsApp

El colegio Cambridge ha optado por una serie de herramientas tecnológicas para reuniones y clases. Dropbox, Gmail, Shared Workspace (para manejo de proyectos en común) son algunas de ellas. Todos ellos se mantienen conectados en el horario laboral de 7:30 a 15:30.

Las primas Vincenti aprendieron a reunirse con Zoom, una app que puede usarse también con fines laborales. A diferencia de las charlas grupales en WhatApp, les permite juntar muchas personas en una sola 'sala de reunión' por una hora. Se corta la conversación y luego puede ser retomada, para evitar estos cortes hay que hacer un pago mínimo y único.

Una de ellas, Carola Chávez, también usa Zoom para reunirse con colegas, y de paso se divierten y se desafían. Un ejemplo, dictan que cada uno desde su casa se ponga una prenda determinada, como un sombrero. Todos corren a buscar y quien no encuentra, pierde.


Foto: Captura de pantalla de una sala de reunión en Zoom, pueden juntarse hasta 100 (según Xataka)

Comentarios