Escucha esta nota aquí

Por Brissa Pabón 

En 2010, dos jóvenes de nacionalidad suiza llegaron a Bolivia para realizar un voluntariado en varias instituciones, entre ellas el Instituto Oncológico del Oriente Boliviano, donde se encontraron con un escenario de grandes necesidades.

Entre el elevado costo de los tratamientos contra el cáncer, la falta de seguros sociales públicos que cubran en gran medida las terapias, especialmente a la población menos favorecida económicamente, y pacientes que tenían que abandonar el tratamiento o que se encontraban en una lucha constante por conseguir recursos financieros.

Así, tomaron la decisión de fundar una asociación que ayude o facilite cubrir las necesidades primordiales de los pacientes. En ese entonces eran los análisis de sangre para quienes recibían transfusiones y que no eran cubiertos por la Gobernación ni por la Alcaldía. Actualmente ese requerimiento ya no existe. 

Verónica Medina es la presidente de la asociación y quien estuvo desde sus inicios coordinando proyectos y actividades. Cuenta que el papá de una de las voluntarias decidió formalizar la institución bajo el nombre ‘Roter Tropfen’. “De ahí viene el nombre Gotita Roja, de la primera necesidad en ese momento que era la sangre”.

El directorio de Gotita Roja en Suiza participa en distintas ferias para recolectar fondos que son enviados a Bolivia.

Las fundadoras Alejandra Zamuner y Caroline Stückelberger continúan colaborando desde Suiza con donaciones y se han logrado implementar cuatro proyectos hasta el momento: 

Súperquimio. Apadrinamiento de pacientes adolescentes con leucemia, cubre los medicamentos de quimioterapia

Sembrando futuro. Pago de estudios médicos a pacientes de pediatría

Construyendo sueños. Proyecto de autosustentos para mamás de pacientes, talleres gratuitos, donación de material para los talleres, apoyo en distribución de productos.

Ciclo de charlas. Capacitaciones para las mamás


Construyendo sueños

El proyecto “Construyendo Sueños” nace inicialmente con el nombre de “Proyecto Chalinas”, a través del cual se les entregaba material a las mamás y se les enseñaba a tejer chalinas, para posteriormente ser enviadas a Suiza, donde se vendían y volvían como un reembolso para que puedan cubrir necesidades básicas durante el tratamiento de sus hijos, como alimentación, higiene, transporte, etc.

Las primeras ventas del "Proyecto Chalinas" en Suiza tuvieron gran éxito.

“Con el tiempo se fue sumando más gente y empezamos a vender dentro de Bolivia. Se unieron personas con la predisposición de enseñar bordado, costura, pintura, tejido y hoy en día, incluso, se dan talleres de macramé. Estos cursos son completamente gratuitos”, explica Verónica.

Las mamás reciben talleres y capacitaciones de distintas áreas.

Entre los productos que realizan se encuentran desde muñecas hasta adornos de mesa, y que salen a la venta desde Bs 10. “Tenemos de todo, las mamás hacen muñecas, lápices que tienen adornos, hacen individuales, manteles, se han ido perfeccionando y han ido creciendo, aprendiendo a hacer productos más complejos como las servilletas”, cuenta la encargada.

Actualmente están promocionando productos navideños y cuentan con un catálogo en todas sus redes sociales y página web oficial www.gotitarojabolivia.org.bo. 

Una gotita que cuenta

La asociación capta donaciones de todo tipo: materiales de limpieza, máquinas de coser, agujas, cintas y también recursos económicos.

También se pueden encontrar latas en supermercados y tienen presencia en diferentes ferias que se realizan a lo largo del año en varios departamentos. 

Otras formas de ayudar es a través de donaciones económicas directamente a las cuentas bancarias. “Pueden igual formar parte como miembros, cubriendo los gastos administrativos, porque nuestra institución no utiliza los ingresos destinados a los pacientes para los gastos administrativos, nosotros utilizamos las membresías para ese tipo de gastos, que es gente que aporta económicamente una vez al año”.


Situación actual del Oncológico 

Recientemente médicos y enfermeras del nosocomio salieron a marchar junto a los familiares de los enfermos exigiendo equipamiento médico e insumos. Además, pidieron la dotación de ítems y equipos tecnológicos para las especialidades.

Ana Figueroa, presidenta de la Asociación de Niños con Cáncer,
reclamó la falta de materiales esenciales, como sueros e insumos.


Comentarios