Escucha esta nota aquí

Por segundo día consecutivo, Evo Morales habla de la posibilidad de una segunda vuelta. Lo hizo desde su ‘casa’ en Chimoré, en un ampliado de la Coordinadora Departamental del Cambio de Cochabamba que en su resolución había cerrado esa posibilidad. “Las cancillerías de Argentina, Colombia, Brasil y Estados Uni-dos dicen que hay cierta parcialidad en las elecciones. Invito a los cancilleres a que vengan a auditar voto por voto, mesa por mesa de todos los municipios. Si iríamos a una verdadera computo sacaríamos más votos. En la revisión habrá más votos. Venga de donde venga, la Unión Europea, de algunos embajadores, si quieren respeto, que nos respeten. Si hay fraude, al día siguiente convocamos a la segunda vuelta. No tengo ningún miedo”, dijo Morales, ante el aplauso de sus fieles.

Antes de eso, les había informado que la tarde del viernes recibieron la “una linda noticia”, que el Tribunal Supremo Electoral había confirmado su victoria en primera vuelta. Aseguró que le sorprendía su victoria en Potosí con tres senadores, pese a “meses de paros, de huelga en la ciudad con algunos compañeros usando el litio, engañando a su departamento”.

“De las 339 alcaldías, hemos ganado en 296 alcaldías. De los nueve departamentos, ganamos en seis departamentos. Tarija y Chuquisaca con menos de dos por ciento hemos perdido. Son dos tercios”, calculó.

No opina lo mismo Carlos Mesa. Ayer, se plantó ante los medios de comunicación para leer un comunicado de la Coordinadora de Defensa de la Democracia, la alianza de partidos de oposición encabezada por el expresidente y candidato, que rechazó los resultados electorales presentados el viernes por el TSE, en los que declara ganador de las elecciones a Evo Morales en primera vuelta con una ventaja de 10,5%. Para ellos, “son el resultado del fraude y el incumplimiento de la voluntad popular”.

Mesa luego convocó a sus seguidores “a mantener y profundizar la movilización ciudadana permanente en contra del fraude y en defensa de la democracia”, y a realizar “paros, marchas, cabildos, concentraciones, cacerolazos y toda otra forma de protesta pacífica y democrática”.

El tercer punto de la declaración de la coordinadora, también integrada por algunos comités cívicos el Consejo Nacional de Defensa de la Democracia, entrega la responsabilidad de sistematizar y documentar las pruebas del supuesto fraude al Sistema Universitario.

La vía internacional

Mesa anunció la conformación de una “comisión especial para la realización de las gestiones internacionales y diplomáticas para generar una relación fluida con la comunidad internacional, con el objetivo de que desconozca los resultados del cómputo nacional realizado por el Tribunal Supremo Electoral, y que su presencia se mantenga constante como un factor importante para la resolución positiva de este conflicto”. Pero no es el único que busca apoyo internacional. Desde Chapare, Morales anunció que en la cumbre de Países No alineados (G77 más China), se reconocerá su victoria electoral. “Son más de cien países”, aseguró. Sin embargo, el ‘vecindario’ está en este momento en una situación de expectativa. El viernes por la noche, Brasil anunció que no reconocerá la victoria de Morales decretada por el TSE hasta que la OEA realice la auditoría. Este trabajo fue solicitado por Bolivia, que aceptó la condición de vinculatoriedad expresada por el secretario Luis Almagro, algo que no acepta Mesa.

España también está pendiente del estudio. Ayer expresó su profunda preocupación por la credibilidad del proceso electoral y exhorta a que se lleve a cabo, “con la necesaria celeridad, un análisis de integridad electoral de los comicios por parte de la OEA”.

El ampliado de Codelcam opina lo contrario y exigió a la comunidad internacional no interferir en el proceso electoral boliviano. También advirtieron a los movilizados en las ciudades que en cualquier momento activarán el bloqueo de caminos para evitar que los alimentos lleguen a los centros poblados. Además, reivindicaron al TSE como la única autoridad electoral válida en todo el país y exigieron respetar la victoria de Morales en primera vuelta, algo que no aceptan las movilizaciones en el resto del país.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, que forma parte de la Coordinadora de Defensa de la Democracia, afirmó que luego de conocer la resolución del TSE cabe una salida política al conflicto, porque no se puede aceptar un fallo de un tribunal cuestionado hasta por la comunidad internacional.

“No solamente implica el respeto el respeto al voto respecto de las candidaturas presidenciales, sino tiene que haber su implicancia en la Asamblea. Pero este análisis, que tiene consecuencias legales, técnicas, incluso en el marco de la comunidad internacional están siendo evaluadas”, refirió.

Revilla aseguró que este tipo de conflictos ya se produjeron en otros países y que existe la experticia, principalmente en los organismos multilaterales para encontrar una salida que brinde certidumbre en la solución de todas las partes.

Morales le respondió desde Chimoré. Aseguró que Mesa ya no quiere auditoría. Aseguró que primero Mesa no quería presentarse a una elección contra él, porque lo consideraba ilegal, luego aceptó su candidatura, pero al perder lo acusó de fraude. “Ahora no puede demostrar fraude y dice nuevas elecciones”, dijo y lo acusó de ser como los militares que daban golpes tras los triunfos de la izquierda en las elecciones de los 70.

Una semana después de las elecciones, mientras los más votados apenas se mueven un milímetro en sus discursos, la supuesta auditoría de la Organización de Estados Americanos no tiene fecha de realización y la crisis política no tiene cuándo acabar.