Escucha esta nota aquí

Sebastiana Kespi, la primera actriz indígena de Bolivia, falleció este miércoles a los 77 años, después de protagonizar en 1953 un cortometraje que se convirtió en un ícono de la filmografía boliviana.  La cinta Vuelve Sebastiana, de 27 minutos de duración, oscila entre el cine testimonial, costumbrista y político, y por su relato tiene un alto valor antropológico.

Cuenta la historia de una niña pastora de siete años de la etnia uru-chipaya que impelida por la pobreza sale de su comunidad rumbo a un pueblo vecino donde traba amistad con un niño aimara. Su abuelo va en su búsqueda e intenta convencerla de retornar a su pueblo.

 El filme fue dirigido por el celebrado cineasta boliviano Jorge Ruiz y escrito por Luis Ramiro Beltrán, premio McLuhan-Teleglob 1983. 

En 1956, la cinta fue premiada en el II Festival Internacional de Cine Documental y experimental del SODRE, en Montevideo, Uruguay. También obtuvo el primer lugar en el Festival del Cine de la Alcaldía de La Paz. 

El embajador de Francia en Bolivia, Denis Gaillard, tuiteó que conoció a Sebastiana hace un año y dijo que se trataba de "una grande dama, una formidable representante de la cultura Uru Chipaya y una mujer valiente con energía comunicativa".

Sebastiana recibió en 2017 el galardón internacional Memoria del Mundo, otorgado por la Unesco. En 2016, fue galardonada con el Premio Nacional de Gestión Cultural Gunnar Mendoza, otorgado por el Ministerio de Culturas.