Santa Cruz

SOCIEDAD

No solo soluciona el cubo Rubik en 15 segundos; irá a EEUU como joven embajador

Ágil de mente y de palabra, Carlos Olivera es uno de los 13 bolivianos que participará con todos los gastos pagos en el Youth Ambassadors, programa de intercambio cultural. Además, ganó el segundo puesto de Booktubers. Hoy va al torneo de Rubik

Gina Justiniano Cuellar 6/10/2019 16:54

Escucha esta nota aquí

Carlos Olivera tiene 16; el martes hace maletas rumbo a una aventura de tres semanas en EEUU con todo pagado. ¿Qué hizo para merecerlo? Postuló al programa Youth Ambassadors, de intercambio cultural y educativo que desde 2007 viene funcionando en nuestro país y las becas las subvenciona la embajada de EEUU.

Carlos luce como cualquier adolescente de su edad, salvo un detalle que no es menor: un cubo de Rubik lo acompaña a todos lados, como si se tratara de una extensión de su cuerpo. No importa si está en el colegio o en la calle, siempre está en sus manos y con una agilidad impresionante cada uno de sus dedos pone a danzar el rompecabezas mecánico tridimensional hasta colocar todos los colores en orden en cuestión de 15 segundos. Lo tiene entre sus manos mientras cuenta entusiasmado que la beca de la embajada lo llevará a Vermont y luego a Washington y Seattle.

“Navegando en Facebook encontré que se estaban buscando jóvenes que sepan hablar inglés, que tengan buena comunicación verbal y que puedan ser líderes de la sociedad y postulé”.

Este año 13 colegiales entre 15 y 17 años acompañados de dos adultos, que harán de chaperones, van a participar del evento y compartirán junto a un centenar de delegados de otros países del Caribe y América del Sur.

De Santa Cruz solo viajarán tres estudiantes, Carlos Olivera, Ángela Vidangos y Franco Anzoátegui. “Vamos a llegar a hacer una especie de convención, a conocer a los chicos de Sudamérica y dar a conocer también lo que hacemos en Bolivia”, expresa Carlos, que aprendió desde chico la lección de su padre: “Una de las cosas que uno puede hacer por amor a sí mismo es aprender porque eso nos hace cultos e interesantes”.

Durante uno de los 15 torneos de cubo Rubik en los que ha participado

Sobre el programa

Mónica Flores, responsable de World Learning que desde 2012 está a cargo del programa Youth Ambassadors, explica que se trata de un intercambio cultural y educativo. “Especialmente los chicos van a aprender cómo realizar proyectos comunitarios para hacer un impacto en el colegio, el barrio o la ciudad. Al término de las tres semanas vuelven a sus ciudades y ya tienen que empezar a trabajar en sus proyectos, tienen que implementarlos y al siguiente año muestran los resultados en la embajada de EEUU. Tienen que concretarlos, no solo es viajar, hay un seguimiento”, explica Flores.

Los seleccionados para el programa de Jóvenes Embajadores no erogan gasto alguno. Se trata de una beca subvencionada por el gobierno de EEUU. “No tienen que pagar absolutamente nada para inscribirse y todos los gastos de viaje, estadía y alimentación están cubiertos”, detalló.

Una vida proactiva

Desde primaria Carlos siempre ha estado en el cuadro de honor, este año su promedio asciende a 98,8. “Me molesté un poco con el profesor de matemáticas -le calificó con 93-, me dio la nota más baja que tengo, eso me hizo no llegar a 99, pero bueno, él tendrá sus razones”. Aprender es lo que más le gusta, siempre está leyendo algo. “Mi padre desde pequeño me cambiaba de canal, si por ejemplo estaba viendo Los Simpson, él me ponía History Channel”, confiesa.

Este año ha sido de importantes cosechas para Carlos porque acaba de ganar el segundo lugar en el concurso nacional de Booktubers (leer un libro, reseñarlo y subirlo a Youtube) y recibió Bs 7.000.

Además de ello, hoy participará de un torneo de la Asociación de Cubo Rubick, de la que forma parte dentro del staff organizador. Aunque está acostumbrado a ganar, en lo que toca al cubo le falta para alcanzar a los grandes; ¡el número uno de Bolivia soluciona el reto del cubo en seis segundos!