Escucha esta nota aquí

Las jornadas para el descongestionamiento de cárceles en Santa Cruz se han planificado con la participación de autoridades del Ministerio Público, de la Dirección de Penitenciarías y la Defensoría del Pueblo.

Las audiencias reales empezarán desde el 30 de este mes en la cárcel de Palmasola hasta el 2 de diciembre, mientras que del 3 al 5 se fijó las jornadas de descongestionamiento en las cárceles de Montero, en Okinawa y en Cenvicruz, donde se alberga a menores infractores.

Sin embargo, desde este lunes, fiscales y representantes de la defensoría y de penitenciaría instalaron mesas para encaminar el proceso.

El fiscal departamental Róger Mariaca informó que en estos dos días se tienen fijados al menos 100 acuerdos para que los reclusos interesados se sometan a procedimientos abreviados y se beneficien con salidas alternativas.

Mariaca remarcó que los procedimientos abreviados son voluntarios y están enmarcados en el cumplimiento de las normas para no violentar derechos. 

En la cárcel de Palmasola, la más poblada del país con casi 6.000 reclusos, hay mucho por hacer. El fiscal Mariaca afirmó que aquellos internos que tengan registros de reincidencia en delitos penales no podrán acceder a los beneficios en las jornadas de descongestionamiento para las salidas alternativas. Los reincidentes tampoco tendrán la oportunidad de acceder a ningún beneficio de indulto.

Las jornadas para descongestionar, en las que también participarán jueces, tienen el fin de acelerar los procesos, evitar y frenar el hacinamiento por considerar que los reclusos tienen la oportunidad de recuperar su libertad y rehacer su vida.