Escucha esta nota aquí


Milton Ardaya (72) padece de insuficiencia renal crónica. Hace tres años y medio, que recibe diálisis peritoneal en la Caja Petrolera de Salud. Vive en la calle 9 del barrio Petrolero Sur. Su esposa, Gladys Hoyos, cuenta que solicitaron un pase de circulación al Comité Cívico, para poder trasladarlo, día por medio, a que le realicen ese tratamiento paliativo. 

Debido a los bloqueos el miércoles pasado, que era cuando le tocaba su diálisis, tuvieron algunos inconvenientes para ir hasta el hospital, porque la gente estaba muy brava. Él debía ingresar a las 7:00 al Servicio de Diálisis y llegó con cierto retraso. "No puedo perder mi espacio dado que ya está programado porque tendría que esperar tres días, y eso atenta contra mi salud, porque se intoxica mi organismo", lamentó y pidió un poco más de comprensión a la ciudadanía que está bloqueando y tomen en cuenta los casos de emergencia de las personas enfermas.

Marcelo Cuéllar, director del Hospital San Juan de Dios, dijo que lamentablemente no tienen un sistema de transporte para los pacientes que necesitan diálisis y que ellos deben hacer lo imposible por llegar para sus sesiones, ya que de lo contrario pierden su turno y eso atenta contra su vida. "Pedimos que sean más tolerantes con estas personas y con el personal de salud que se traslada en las ambulancias, porque debe llegar hasta los hospitales. En esta situación no solo trasladan pacientes sino también a los trabajadores", remarcó.

"Todos han tramitado el permiso para circular. Si tienen algún contratiempo vemos la forma de ayudarlos para traerlos y que lleguen a cumplir con su diálisis. Estamos pendientes de ellos porque es un tratamiento vital", apunta.

Martha Alicia Arrien, directora del Oncológico, explicó que el Oncológico y sus diferentes servicios están trabajando con normalidad con el personal de emergencia. "La cocina 

Herland vaca Díez, director del Instituto del Riñon explicó que actualmente cuentan con 80 pacientes que viven gracias al riñón artificial, quienes necesitan tres sesiones por semana para depurar su sangre, si hacen menos, arriesgan su vida, porque todo lo que ingieren se transforma en toxina y no lo pueden expulsar.