Escucha esta nota aquí

Luego de que el Movimiento Al Socialismo (MAS) aplicara su rodillo y lograra la censura (que implica la destitución) del ministro de Defensa, Fernando López, el Gobierno de Jeanine Áñez ejecutó una estrategia para cumplir la Constitución Política del Estado (CPE) y a la vez mantenerlo en el cargo: lo destituyó el lunes y puso en su lugar a Ramiro Peñaloza, mientras que este martes, solo pocas horas después, ratificó a López.

Hace una semana, López fue convocado, por tercera vez, a una interpelación en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), pero no asistió. Ese día estaba en Puerto Quijarro, participando en la inauguración de una infraestructura de la Naval. "Ministro, siga trabajando con el mismo patriotismo, le ratifico mi confianza", le dijo Jeanine Áñez.

Un día después, a través de su cuenta de twitter, Áñez aseguró que López tenía su “confianza” porque realizó un “gran trabajo ante los desastres naturales y por la pacificación de la patria”. Además, en el mismo escrito denunció que el MAS intentaba frenar su gestión utilizando el parlamento. "El sector del MAS, que no cree en la democracia, ha diseñado una estrategia que busca la ingobernabilidad de este país", añadió la mandataria.

López asumió la titularidad de esta cartera en un momento de convulsión social, pues en ese tiempo Áñez decidió sacar a los militares a las calles para contener las protestas que rechazaban el retiro de Evo Morales de la presidencia del país. En medio de las protestas se confirmó la muerte de al menos una decena de personas en Senkata.

El diputado Henry Cabrera (MAS) aseguró que si existieran detenidos por los fallecidos, no se hubiera interpelado a López y luego censurado. Para el Gobierno actual, la censura es una medida política del MAS, pues ni siquiera escuchó sus descargos y en el fondo lo que se busca es desestabilizar su gestión.

De acuerdo con el artículo 158 de la Constitución Política del Estado (CPE), una autoridad que tiene censura debe ser destituido. El lunes, el Gobierno, a través del ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, confirmó la destitución de López, aunque dejó en claro que estaban en contra del proceder de la ALP.

Ayer el presidente de la Comisión de Constitución del Senado, Óscar Ortiz, dijo que una vez cumplida la censura de la ALP nada impide que la presidenta designe al destituido nuevamente.


Comentarios