Escucha esta nota aquí

Minimiza las multitudinarias concentraciones. El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, afirmó la mañana de este lunes que los masivos cabildos de la semana pasada, en Santa Cruz, y de ayer en La Paz y Cochabamba, parecen, a su juicio, “una expresión anticipada de una derrota catastrófica de las fuerzas políticas conservadores”.

En conferencia de prensa la autoridad nacional consideró que las concentraciones de 5.000 a 10.000 personas “no pueden sustituir la voluntad democrática de siete millones de bolivianos”, ratificando que se tratarían más de cierres de campaña que de otra manifestación ciudadana.

No es democrático convocar a desconocer los resultados de las elecciones, porque se están atribuyendo la potestad de un país, están usurpando esa potestad, esa es una contradicción profunda”, dijo el titular desde la Casa Grande del Pueblo.

Anoche la multitudinaria protesta en la sede de Gobierno tomó ocho determinaciones, entre las que se encuentran promover un juicio de responsabilidades contra Evo Morales por “traición a la patria” y desconocer una posible victoria electoral del MAS en los comicios generales.

“Comprenderá el pueblo boliviano que hay una tremenda paradoja, una gran contradicción, mientras algunos miembros que convocan a los cabildos hablan de dictadura, utilizan los recursos de la democracia (…) Esas peticiones antidemocráticas serán consideradas por el pueblo boliviano”, dijo el ministro.