Escucha esta nota aquí

El recluso Jesús Álvarez Égüez, de 42 años, más conocido como 'El lágrimas', murió en la cárcel de Palmasola apuñalado en una reyerta entre internos, se confirmó en la Gobernación de ese recinto penitenciario.

El informe señala que 'El lágrimas' permanecía en el PC-3 de Chonchocorito, pero junto  a otros tres internos pelearon por problemas entre ellos. Por esa razón Álvarez y los otros  internos fueron aislados en el bote, ya que no los aceptaban en ninguno de los pabellones ni en el régimen abierto del PC-4.

En horas de la tarde, en el bote, se produce otra pelea entre los internos aislados y Jesús Álvarez es apuñalado varias veces y muere como consecuencia de las graves heridas que sufrió.

El gobernador del penal de Palmasola, Fernando Céspedes, confirmó que el caso quedó en manos de agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), que acudieron al recinto penitenciario para proceder al levantamiento legal del cadáver para trasladarlo a la morgue del hospital el Bajío, para la correspondiente autopsia de ley.

El gobernador Céspedes confirmó que ya se tiene identificado a los posibles autores materiales del crimen, pero la Felcc lleva adelante las investigaciones.

El recluso Álvarez, según la Policía, era reincidente en delitos penales. Estuvo recluido en la cárcel de Palmasola en reiteradas oportunidades por diferentes delitos entre ellos, robo agravado, tráfico de drogas y otros. La última vez que ingresó al penal fue en noviembre de 2018 por violencia familiar.

Se trata de otra muerte violenta en la cárcel de Palmasola, la más poblada del país con casi 6.000 internos.