Escucha esta nota aquí

No hay duda que la pandemia ha golpeado fuerte al sector de turismo a escala mundial y Bolivia no es la excepción. Sin embargo, el turismo interno se ha reactivado y está empezando a mover la economía de la infraestructura hotelera, gastronómica y de transporte en los municipios de Samaipata y San José de Chiquitos tras el posconfinamiento. 

Hay acciones alentadoras y autoridades municipales que están trabajando en ello, por lo que se muestran muy esperanzadas. El turismo receptivo internacional, que es el que deja grandes dividendos para el país, tendrá que esperar hasta el 2022, declaró el presidente de la Cámara Nacional de Operadores de Turismo (Canotur), Raúl Calvimontes a un medio impreso. Esto debido a que requiere un año de promoción internacional de sitios seguros.

Hemos trabajado y cuidado mucho el tema de la emergencia sanitaria, tenemos 34 casos confirmados y 26 recuperados, porque sabíamos que de eso dependía el regreso del turismo, uno de los principales pilares de la economía  de nuestro municipio, dijo Milton Figueroa, responsable de turismo de Samaipata. Este municipio, ubicado a 120 kilómetros de la capital cruceña,  alberga a 10.554 habitantes del área urbana y rural, es privilegiado no solo por sus sitios majestuosos que ofrece a los visitantes, sino también por su clima privilegiado.  En 2019, el turismo dejó a Samaipata aproximadamente Bs 17.000.000.

"Fue un trabajo complejo, pero ayudó mucho la disciplina de los pobladores, hoteleros, restaurantes, gremiales y transportistas para acatar todas las medidas de bioseguridad, lo que nos permitió, después de casi seis meses, reactivar el turismo, fuimos el primer municipio en hacerlo y fue la segunda semana de agosto", afirmó. Eso permitió que en las últimas tres semanas entre agosto y septiembre se registre un 90% de ocupación de la infraestructura hotelera y gastronómica, y de transporte. Todo esto los alienta a seguir trabajando sin bajar la guardia en el control de los casos de coronavirus. 


Sin embargo, Figueroa reconoce que el turismo internacional (turistas de países extranjeros) todavía no despegó, debido a que eso tiene que ver con las políticas nacionales que determine el Gobierno central, entre otras, autorizaciones de vuelos, apertura de fronteras, control sanitarios a los viajeros, y comportamiento de la pandemia. Pese a ello, no pierden las esperanzas y consideran que antes de 2022 se podría reactivar el turismo internacional, aunque todo dependerá del comportamiento del coronavirus.

Lenny Semperteghy, propietaria del Hotel La Vida es Bella indicó que el pasado fin de semana (feriado largo por el 24 de Septiembre) estuvo se sintió el movimiento turístico interno, su infraestructura registró un 60% de ocupación, cumpliendo las medidas de bioseguridad. De igual forma, en su restaurante, han disminuido de nueves a cinco las mesas para los comensales.


"Todavía non podemos encarar una promoción y marketing profundo para atraer turistas extranjeros, porque tenemos que ser cautelosos y evitar algún posible rebrote del coronavirus, eso estamos cuidando mucho", sostuvo.

San José de Chiquitos alista sus mejores atuendos para brillar hoy en la noche. Es el relanzamiento de ese majestuoso lugar como destino turístico, dijo el alcalde Germaín Caballero. De hecho, una de sus principales actividades con miras a la reactivación económica y turística es precisamente el Posoka Gourmet. Aunque el fin de semana pasado ya se sintió la visita de turistas, aprovechando el feriado por el 24 de Septiembre, y fin de semana

Caballero agregó que se hace el relanzamiento, ya que ese municipio ha sido declarado libre de Covid-19, es decir no registra en este momento ningún caso positivo ni sospechoso.