Escucha esta nota aquí

La economía boliviana se infectará con el coronavirus. Sí, el mal, más allá de las víctimas humanas, deja a su paso un grave efecto en la economía global mientras se expande por todo el planeta. El país no es una isla, por eso empresarios y un economista, especialista en comercio exterior, proyectan que los sectores extractivo y agroindustrial sufrirán las secuelas de este mal.

José Alberti, economista especialista en comercio exterior, señaló que la economía del país tiene sus bases en dos sectores: el extractivo; en donde se ubica la minería y los hidrocarburos y el agroindustrial, que representa las ventas externas de productos alimenticios y oleaginosos.

El economista dijo que dentro del sector tradicional (extractivo) el golpe más duro lo sufrirá la minería, ante la caída de la demanda china de materias primas.

En 2019 las exportaciones mineras representaron el 48% de las exportaciones que hizo el país, con $us 4.201 millones. “Las minerales que se mandan van a las industrias de Asia y Europa, también bajarán”, señaló el especialista.

Sobre los hidrocarburos dijo que no tendrá dificultades en el transporte, aunque sí en el precio, debido a los bajos precios de crudo en el mercado. El sector representa un 32% de las exportaciones nacionales ($us 2.797 millones). 

Sobre el sector no tradicional (agroindustria), que genera el 20% de las ventas del país ( $us 1.758 millones), explicó que la afectación se verá en la dificultad logística para el transporte de mercadería.

“Los alimentos tienen ingreso libre a los países, pero hay limitantes en las restricciones y cierre de aduanas, hay controles y limitaciones y se frenará en seco la movilidad de envíos de productos (oleaginosos) hacia la comunidad andina”, señaló.  

Alberti, pronosticó que al primer semestre el país tendrá un crecimiento negativo porque la gente va dejar de consumir. “Vamos a entrar en una recesión. Esto va a pulverizar la economía, el comercio va ser el más golpeado, vamos a tener un crecimiento negativo de entre un 1 y 2%”, señaló.

Osvaldo Barriga, presidente de la Cámara Departamental de Exportadores de Santa Cruz, señaló que todos los sectores se verán afectados por la crisis ocasionada por el Covid-19. Explicó que a escala global los precios de las materias primas se desploman.

“Hay una desaceleración total de la economía global y eso nos afecta porque caen los precios de los minerales y productos que nosotros exportamos como la soya, es un tema que va afectar a la economía productiva y extractiva”, dijo Barriga.

En ese sentido, planteó al Gobierno que aplique medidas urgentes para reactivar la economía como el refinanciamiento o la compra de deudas, por parte del Estado, y transformarlas en compromisos a largo plazo.  Esto debido a los diferentes problemas que tuvo el sector agrícola debido a malas campañas en los últimos dos años por factores climáticos.

Además, de analizar el tipo de cambio, que, según Barriga, es inviable en las actuales circunstancias. “Tenemos que empezar a ver cómo nos afecta el tipo de cambio fijo”, explicó.

También dijo que es necesario reglamentar, la liberación de las exportaciones, que aún no se logró debido a la crisis y la coyuntura actual.

“No se terminó de reglamentar el decreto, pero no está totalmente reglamentado, aún hay subvención de cierto sector a otro. Estimamos que lo podamos hacer en el transcurso de la semana”, señaló.

Gonzalo Molina, presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia, señaló que el sector agrícola es uno de los más golpeados por esta crisis.

Por ejemplo, informó que productos perecederos, como el banano y el palmito, se quedaron en frontera y se malograron por lo dificultoso se tornó los trámites aduaneros por la detección del virus en Bolivia y en países limítrofes.

“Hay barreras logísticas y eso hace que haya mucha afectación. Hay productos sensibles, como el banano del Trópico de Cochabamba, que se quedó en frontera. Hay mucha gente que se está quedando sin capital”, señaló Molina.

El líder empresarial coincidió en que “no hay sector alguno que no esté afectado”. “Bolivia es un país de exportación primaria, y existen leyes que castigan (con impuestos) la generación de mano de obra”, dijo.

Con relación al sector minero, aseguró que la demanda se cayó por los suelos y afectará el desarrollo del sector.

Comentarios