Escucha esta nota aquí

A dos días de iniciar su desconfinamiento, Francia y España registraron una desaceleración clara en la propagación del coronavirus, que contagió a casi 4 millones de personas en todo el mundo y se cobró 276.000 vidas.

Numerosos países están poniendo en marcha o preparan su desconfinamiento ante la necesidad de reactivar sus economías, pese a que los miedos a un rebrote son muchos y a que la pandemia siga sin dar tregua.

Así, Pakistán autorizó este fin de semana la reapertura progresiva de sus comercios, mientras que en algunas zonas del norte de Alemania, los restaurantes volvieron a estar operativos. 

"Económicamente, esto ha sido una catástrofe para nosotros", declaró Thomas Hildebrand, gerente del Café Prag, en la ciudad de Schwerin, aliviado al poder recibir de nuevo a clientes. 

Sin embargo, el levantamiento de restricciones no está exento de riesgos: en tres cantones alemanes se está superando el tope fijado de 50 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes. 

En este sentido, la canciller Angela Merkel y las regiones acordaron un mecanismo de 'reconfinamiento' a nivel local si el número de casos del Covid-19 volvía a aumentar.

Al otro lado del Atlántico, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, también hizo un llamado a la prudencia en materia de desconfinamiento y se declaró preocupado por la situación en Montreal, un importante foco de la enfermedad.

Manifestaciones en Suiza 

Aunque Suiza empezó a moderar el confinamiento hace dos semanas, cientos de personas se manifestaron frente al Parlamento, en Berna, y en otras ciudades, para reclamar el retiro total de las restricciones, al considerar que atentan contra sus derechos fundamentales.

Otra de las imágenes que nos dejó este sábado fue la estampa solitaria del presidente ruso, Vladimir Putin, depositando un ramo de rosas rojas ante la tumba del soldado desconocido, para conmemorar el 75º aniversario de la victoria frente a la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial, y que reflejó perfectamente la crisis en la que el mundo está inmerso. 

Rusia está registrando unos 10.000 nuevos contagios al día y ha aumentado sus medidas de prevención para intentar atajar la epidemia, que surgió en China a finales de 2019.

Datos positivos en Francia y España 

En cambio, con 80 muertos registrados en las últimas 24 horas, que llevaron el total a 26.310 fallecidos, Francia tuvo este sábado su balance diario de decesos más bajo desde principios de abril. 

Como Italia, Bélgica o Grecia, Francia atravesaba su último fin de semana confinada, aunque la aprensión por el futuro era patente.

"Desde el anuncio de nuestra probable reapertura, tengo el miedo metido en el cuerpo. Es una gran responsabilidad tener que proteger a mi equipo y a mis clientes", admitió Maya Flandin, directora de una librería de Lyon, en el este de Francia.

También en España se dieron señales positivas, pese a ser uno de los países más castigados por la pandemia, que causó 26.478 fallecidos. En las últimas 24 horas, murieron 179 personas, 50 menos que la víspera. Una cifra mucho menor al pico de 950 fallecidos diarios alcanzado a principios de abril. 

A partir del lunes, salvo en Madrid y Barcelona, las zonas más afectadas, los ciudadanos podrán a partir del lunes reunirse con grupos de hasta diez personas, quedar en terrazas con aforo limitado o acudir a tiendas sin tener que pedir cita previa.

Asimismo, se permitirán entierros y velatorios. Ahora "es más necesaria que nunca la disciplina social", advirtió el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, pidió este sábado a los ciudadanos "prudencia" porque el nuevo coronavirus sigue "al acecho".

Entretanto, los 27 jefes de Estado y de gobierno de la UE apelaron el sábado a la solidaridad para salir "más fuertes" de la crisis, pese a sus problemas para formular una respuesta común frente a esta calamidad, con motivo del Día de Europa. 

"Desastre absoluto" 

En China se autorizó, con condiciones, la reapertura de centros comerciales, restaurantes, cines, instalaciones deportivas, sitios turísticos y bibliotecas.

En el Reino Unido, el primer ministro Boris Johnson se dirigirá a los ciudadanos el domingo y podría poner en marcha una ligera flexibilización del confinamiento, pero no se esperan grandes anuncios en este país donde ya hubo más de 31.000 fallecidos, la cifra más trágica de Europa y la segunda más grave del mundo, después de Estados Unidos.

En Estados Unidos, país más afectado del mundo por la COVID-19, el total de decesos supera los 77.000, según las últimas cifras oficiales, pero varios estados comenzaron a flexibilizar su confinamiento.

Por su parte, el expresidente Barack Obama juzgó que la  gestión de la pandemia que está realizando su sucesor, Donald Trump, es un "desastre caótico absoluto", según medios estadounidenses.

"Vamos a salir de esta" 

En América Latina, donde los muertos por coronavirus superan los 18.600, Brasil es el país más castigado por la pandemia con cerca de 150.000 casos y unos 10.000 decesos, pero, dada la incapacidad del país para realizar test generalizados, los expertos estiman que el balance podría ser 15 veces superior. 

Mientras el mundo mira hacia otro lado, en la Amazonia brasileña la deforestación crece y podría batir el triste récord del año pasado. En los cuatro primeros meses de 2020 fueron talados 1.202 km2 de selva, dos veces la superficie de una ciudad como Santiago de Chile, según datos oficiales. La cifra es un 55% superior a la registrada en el mismo periodo de 2019.

Por otro lado, el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, decidió pedirle a su homólogo Donald Trump apoyo con ventiladores, pruebas PCR y pruebas serológicas para hacer frente a la pandemia, que hasta el viernes había causado 231 fallecidos y más de 8.000 contagios en el país.

En Argentina, el astro del fútbol Diego Maradona donó una camiseta firmada con la dedicatoria "vamos a salir de esta" a un barrio vulnerable de Buenos Aires. La iniciativa permitió juntar 90 kilos de alimentos y una cantidad importante material de protección que serán repartidos en el vecindario.