Escucha esta nota aquí

La alcaldesa interina Angélica Sosa aseguró que su decisión de dar marcha atrás en la decisión de restringir el acceso a mercados por número de cédula de identidad se debió a la aglomeración que provocó el anuncio. Explica que durante el fin de semana los centros de abastecimiento se vieron desbordados, según ella, porque la población creía que la restricción iba a entrar en vigencia desde hoy, lunes. 

En contacto telefónico, Sosa explicó que hoy se ha visto menos gente y hay un control efectivo entre policías y militares, que desplegaron 400 uniformados para este fin. Además, justificó que no ingrese en vigor la restricción de carné de identidad porque el departamento no ha declarado la alerta roja por el incremento de casos de coronavirus, que el sábado anterior llegó a un pico de 380 casos reportados en un solo día. 

Eso sí, criticó la marcha y el bloqueo del edificio municipal que realizan los dueños de locales nocturnos y les pidió paciencia y que se trata de una medida que se evaluará en dos o tres semanas y está justificada por la edad de los nuevos contagiados de Covid-19, en su mayoría personas menores de 30 años

Sosa negó que el paso atrás en la restricción de acceso a los mercados se deba a una medida política -es candidata a alcaldesa por la agrupación Santa Cruz Para Todos-, debido al peso del voto gremialista. 

También justificó la restricción del 30% de aforo para cines y salas de supermercados y multitiendas a un supuesto descontrol que se había producido en esos negocios, llegando incluso a promociones de dos por uno en salas de cine, por lo que se retrocedió en el permiso de ampliar la cantidad de espectadores y compradores en estos lugares.

También descartó la posibilidad de renunciar a su cargo para concentrarse en su campaña, como se había difundido la última semana y se lo pidió este lunes el concejal y candidato a alcalde Johnny Fernández, y calificó las versiones de rumor infundado y aseguró que se quedará en su interinato hasta el último día de su mandato.

Hospitales

Sosa también anunció que se ha contratado más personal para el hospital de la Pampa de la Isla, que fue un centro de referencia de coronavirus y que estuvo a cargo de la Gobernación, que lo devolvió hace dos meses. La alcaldesa interina explicó que allí se tienen 160 camas y actualmente están ocupadas 19. El nuevo personal contratado trabajará en terapia intermedia. 

La Alcaldía habilitó otros dos centros más pequeños para atender a los enfermos de la pandemia, El Tatú, en el distrito 7, y el hospital del Distrito 10, ambos de 60 camas. 

Comentarios