Escucha esta nota aquí

Tiempo de cuarentena. El mundo se detiene en ciertos aspectos, pero en otros las dinámicas deben ser replanteadas y los negocios exigen creatividad para no cesar sus labores diarias. Es ahí donde entra en juego la práctica del teletrabajo o home office.

Esta dinámica que consiste, según los entendidos, en trabajar de manera remota (desde un lugar alejado de la empresa, en este caso desde la viviendas acatando las medidas del Gobierno de transición) por medio de distintos canales de comunicación, sin utilizar las instalaciones de la compañía.

Desde la consultora internacional Great Place To Work (GPTW), las investigaciones muestran que la flexibilidad laboral para el colaborador es un factor que motiva la permanencia y que la incorporación del trabajo remoto en algunas compañías es percibida como un adelanto al futuro laboral.

De esta manera, la country manager de GPTW, Aldana Fernández de Córdova, detalló que la implementación del teletrabajo promueve la modernización tecnológica, permite mayor balance, reduce índices de estrés, genera ahorro para las empresas (electricidad, instalaciones, papelería) y en algunos casos de éxito, la implementación ha provocado una mejora en la productividad de hasta un 20%.

Pero, ¿qué aspectos se deben considerar para implementar el trabajo remoto? Fernández de Córdova sostuvo que en primera instancia se debe definir cuáles de los cargos de una empresa pueden apegarse al home office, ya que no todas las posiciones se adaptan a esta práctica.

En tercer lugar, la ejecutiva subrayó que es esencial considerar los temas tecnológicos como la conectividad, herramientas de trabajo (computadoras, smartphones y otros), accesibilidad a la información, capacitaciones virtuales o la disposición de reuniones online.

"Una vez identificados los cargos aptos para el teletrabajo y las herramientas que se requieren, se deberá realizar un mapeo de colaboradores para saber si son elegibles o detectar qué requieren para serlo", manifestó la ejecutiva.

Además, otro de los retos y que lleva el home office a otras dimensiones será el tema de la regulación. No obstante, en Bolivia no existe una norma que contemple el trabajo remoto, por lo que serán imprescindibles (con miras a futuro) tener las reglas claras y así también sobrellevar de manera óptima la relación laboral, según la especialista.

Para el trabajador

Amples Regiani, especialista en marketing y comunicación, apuntó que en tiempos de coronavirus, los países en los cuales la gente voluntariamente ha decidido quedarse en casa, fueron los que mejor y más rápido lograron aplanar la línea de contagio.

En este sentido, también expone sus sugerencias. La primera es vestirse con la ropa habitual a la que se acude a la oficina. "Pararse de la cama, ducharse y arreglarse como si fueras a salir a trabajar es clave. Este pequeño acto marca el inicio de tu jornada laboral. El ritmo de trabajo es mucho más acelerado cuando no estás en pijama todo el día", apuntó.

Mientras el segundo tip es tener en claro una lista de pendientes, que puede resultar mejor tenerla preparada con un día de antelación. De esta manera, Regiani, aseguró que cuando comiences a trabajar en la mañana no estarás buscando qué hacer y así no perderás tiempo en esto; es decir, si todos los días haces todos los pendientes serás tan o más productivo que en una oficina.

Otra de las claves será asignar un espacio dedicado para el trabajo desde casa, según Regiani. En este sentido, sugiere no quedarse en el sillón o acostado en la cama mientras trabajas, ya que es importante tener una "oficina" para estar enfocado al 100% en el trabajo.

Por último, definir horarios también es importante y se debe tomar en cuenta que no se puede trabajar en un horario diferente a todo el mundo. "No sirves comercialmente si vas a estar activo toda la madrugada y si tu jefe o clientes no te pueden ubicar a las 9:00 am, cuando ellos lo necesitan. 

Otro tema importante es que si vas a trabajar home office con niños en la casa es importante hacerles entender que no podrás atenderlos pero a la vez crear espacios en tu agenda para estar con ellos durante el horario laboral, puede ser una actividad corta o hasta para una comida de media tarde. Y en temas de tiempo también es fundamental realizar videollamadas con el exterior, ya sea con clientes o colegas de trabajo para tener un mejor feedback.

La especialista en estrategias digitales, Verónica Ruiz del Vizio, señala que las ventajas de esta dinámica laboral son varias. La primera es que se deja la prisa por llegar a un lugar; es decir, se evita el desplazamiento por la ciudad. Por ejemplo, el tiempo en reuniones se acorta, ya que no se requiere ir a ningún lugar  y se evitan tiempos de espera.

"Tu eres tu propio supervisor. Si bien es difícil estar concentrado y conectado en estos días, es necesario encontrar un espacio donde sentirse en conexión con otros y acompañado", resaltó la estratega.

Comentarios