Escucha esta nota aquí

En el mundo de la parrilla existen varios puntos de cocción para la carne que pueden variar según la preferencia de cada persona. Pero, ¿Cómo dejar a todos conformes? Para poder distinguir entre los distintos grados de cocción, el color de la carne es lo que hará la diferencia y si sabes distinguirlos podrás hacer que tus invitados tengan un almuerzo o cena perfecta.

BLEU O A LA INGLESA
A la ‘bleu’ no es la preferida de todos, pero tiene su público fiel. Con esta cocción, la carne conserva todos sus jugos y se mantiene blanda. La de carne suele estar sellada por fuera de ambos lados, pero hasta parece cruda por dentro. Un 75 % de la carne se mantiene roja y nada más que el 25% cocido. Al cortarla, verás que en el centro su color es rojo intenso y al probarla, sentirás una textura flácida y tibia. Muchos dicen que este término es solo “vuelta y vuelta” para que por fuera tenga el aspecto de un trozo de carne cocido.




MEDIUM RARE
Es uno de los puntos de cocción favoritos, para muchos el ‘ideal’. La carne es jugosa y se mantiene tibia por dentro. Tiene un 50% de zona roja y la otra mitad cocida. A diferencia del anterior, en la boca se siente blanda y tierna pero jugosa a la vez y se  puede observar una combinación de colores rojo (por la parte más cruda) y otra parte más rosada.
A diferencia del bleu, en la boca se siente blanda y tierna, pero jugosa a la vez. Para este término se debe cocer la carne a una temperatura media durante unos 5 minutos por lado para una carne no tan gruesa.


TRES CUARTOS
Es el punto de cocción más pedido, el preferido por la mayoría. Está cocido en un 75%, mientras que la parte más roja es nada más que del 25%. El tono y color va cambiando hasta verse más rosado. En la boca se puede sentir suave y mucho menos jugosa que el medium rare. La carne será blanda, pero a la vez resistente. En la boca se puede sentir suave y con bastante sabor, pero mucho menos jugosa que el medium rare.



BIEN COCIDA
Al probar una carne bien cocida sentirás una textura más resistente y casi
seca. La temperatura en el interior del corte de carne es mayor a los otros términos, ronda entre los 65 a 80°C. Aquí la zona roja prácticamente desaparece, dando lugar a un trozo de carne cocido en más del 90%. 

Como ves no es que uno sea mejor que otro, así que el mejor consejo que te podemos dar para complacer a tus invitados es preguntar qué tipo de cocción prefieren e ir sirviendo a medida que esté como a cada uno le gusta.


Comentarios