Escucha esta nota aquí

Los trabajadores del audiovisual y del cine boliviano, rubro que da empleo directo a más de 5.000 personas e indirecto a 60.000 cada año, manifestaron su preocupación por la actual situación que atraviesa el país en la emergencia sanitaria por el Covid-19. “Precisamos mencionar que es una situación de severa afectación a la cadena productiva del sector pues, en esta emergencia sanitaria, están en suspensión total nuestras actividades de producción y exhibición”, dice parte del manifiesto presentado por la Coordinadora del Audiovisual Boliviano (CAB).

Al respecto, Paz Padilla, delegado de la CAB y miembro del Consejo Asesor del Cine y Arte Audiovisual Boliviano, indicó que el sector necesita iniciar sus actividades inmediatamente después de la cuarentena y solicitó que se dé a conocer la lista de los ganadores de los fondos concursables para que los trabajadores estén en conocimiento y con la reanudación de sus proyectos puedan paliar las pérdidas que se están generando en esta pausa. “Queremos que estén los desembolsos razonablemente listos para que nuestra gente empiece a trabajar”, remarcó el director.

Las gestiones
A través de un comunicado, la Agencia del Desarrollo del Cine y Audiovisual Boliviano (Adecine) indicó que el proceso de selección había concluido y se espera la gestión del Ministerio de Culturas y Turismo para consolidar los desembolsos. "Adecine concluyó con el proceso de selección de beneficiarios dentro del plazo previsto. El anuncio se realizará cuando el Ministerio de Culturas y Turismo de viabilidad al proceso del fondo concursable. Sin embargo, como todos sabemos, la pandemia del coronavirus afecta el normal desempeño de todas las áreas de la gestión pública. Informaremos por este medio, cualquier novedad al respecto", comunicó la agencia en las cuentas sociales de las asociaciones de cineastas.

Adecine, que el 28 de marzo cumplió un año de funcionamiento bajo la dirección ejecutiva de Roxana Moyano, administra el Fondo de Fomento al Cine y Arte Audiovisual Bolivianos, que este año entregará Bs 7.000.000 a los proyectos ganadores. Al concurso se presentaron 366 ponencias y los ganadores fueron elegidos por un jurado internacional. “Tras el lanzamiento de un fondo de fomento de Bs 7.000.000, el cual ya tiene beneficiarios elegidos por un jurado internacional, se trabaja en el diseño de aportes estratégicos y conceptuales hacia la consolidación de una política pública”, indicó Moyano para referirse a los actuales procesos que encara el sector y puntualmente sobre la reglamentación de la Ley del Cine, que impulsan las instituciones que conforman la coordinadora.

En el manifiesto de la CAB, las instituciones del cine y del audiovisual bolivianos instan a las autoridades a dar celeridad a la aprobación del Reglamento de la Ley del Cine 1134, documento que ha sido trabajado en consenso con el sector organizado del cine y audiovisual boliviano, mediante un procedimiento participativo y democrático que da legitimidad a la norma. “Queremos que los trabajadores del sector tengan la seguridad de que van a recibir los recursos”, aseguró Reynaldo Lima, quien junto a Padilla es también miembro del Consejo Asesor del Cine y Arte Audiovisual Bolivianos.

Lima explicó que este sector genera un movimiento económico importante en Bolivia y que, por eso, es trascendente que los fondos se desembolsen en el menor tiempo posible. “El costo de las producciones en Bolivia van desde los $us 300.000 a los $us 1.000.000 y la mayoría de ellas se realiza a fondo perdido, porque es difícil recuperar esas inversiones. La mayoría de los productores trabajamos paralelamente en otros proyectos comerciales más rentables y esto es lamentable. Con el cine damos la cara por el país ante el mundo”, sentenció el productor.

Comentarios