Escucha esta nota aquí

    

Con la seguridad de estar capacitados y de utilizar todos los implementos de bioseguridad para no contraer el Covid-19, así se muestran los vacunadores en los puntos de inmunización en la ciudad.

Una de ellas es Neidy Marilin León Tarqui, una joven enfermera de 22 años, que a diario viaja desde Cotoca hasta la capital cruceña para llegar al punto de vacunación que le fue asignado, el módulo 11 de Abril, ubicado en la zona de la Villa Primero de Mayo. Ahí junto a sus otros colegas vacunadores se preparan desde temprano para tener su equipo listo para iniciar la inmunización.

 

“Llegamos y en lo personal, yo me cambio de ropa, me coloco los EPP (Equipo de Protección Personal) de bioseguridad que comprende del mandil, barbijo, gorro y guantes, además de tener siempre cerca el alcohol para desinfectar la mesa de trabajo y las sillas donde se sientan los pacientes”, explicó León.


En este punto que fue habilitado este domingo, el trabajo rutinario es de lunes a viernes a excepción de los feriados; sin embargo, hoy por instrucción de las autoridades del Servicio departamental de Salud (Sedes), Neidy y todo el equipo designado en este punto acudió al llamado para aplicar la dosis anticovid a las personas mayores de 40 años.


“Nosotros fuimos capacitados previamente para inmunizar a las personas, incluso hicimos una simulación para demostrar que estamos preparados. Tenemos que tener todas las medidas de bioseguridad y con el paso del tiempo adoptamos algunas estrategias más para no pincharnos con la jeringa”, contó.


La enfermera fue contratada específicamente para ser parte del equipo de vacunadores, tarea que realiza desde el 23 de abril en el Módulo 11 de Abril, donde a diario en este punto inmunizan entre 400 a 500 personas en los días de mayor afluencia, pero los días bajos vacunan entre 200 a 300 personas.


Estos últimos días vino muy poca gente, la afluencia fue baja y también entendemos que muchos no conocen este módulo. Atrás está el módulo San Isidro y ahí no hay vacunación, sino que es en esta calle donde estamos, una cuadra más adelante”, explicó.


Apoyo

La familia de Neidy apoya el trabajo que realiza, el temor que tenían en un principio era porque toda la familia (siete personas) cayó con coronavirus en la primera ola, pero ahora, como la enfermera fue inmunizada y fue capacitada para el trabajo, confían que no volverán a enfermar.


“Al principio de la pandemia en mi casa todos se enfermaron, pero afortunadamente fue leve, tuvimos síntomas como fiebre y perdimos el gusto y el olfato, y recurrimos a la medicina natural porque ese tiempo no había espacio en los hospitales”, recordó.


Otro personal de salud que realiza la vacunación es Salomón Ruiz, quien realizó la inmunización a otras personas en diferentes puntos. “Nosotros tenemos riesgo de contraer la enfermedad, pero tenemos mucha precaución y estamos preparados”, declaró muy animado y recomendó a la población acudir a los puntos de vacunación.




Procedimientos

Los vacunadores alistan su termo o conservadora con hielo para mantener refrigeradas las dosis, tienen en su mesa de trabajo las jeringas desechables, los algodones, el alcohol y una caja donde desechan los insumos utilizados.


Tenemos que abastecernos con 30 a 50 dosis para vacunar a esa cantidad de personas por grupo. Se acaba esa cantidad y nuevamente ingresamos a llevar el termo con las dosis”, explicó la enfermera Neidy. 


Comentarios