Escucha esta nota aquí

Leonora Franco lleva un sombrero blanco para aplacar la ferocidad de los rayos del sol, que parecen derretir el asfalto de la avenida Cañoto. Ahí, la mujer, natural de Brasil, formó una pequeña barricada con palos, una llanta vieja y la carcasa de un frigobar. Ella forma parte de ese gran colectivo de personas que, desde el pasado martes, cumple el paro indefinido convocado por el Comité pro Santa Cruz, que exige la realización de una segunda vuelta electoral en el país, ante indicios de un presunto fraude en las elecciones presidenciales.

Franco lleva 25 años en Bolivia y afirma que es más boliviana que brasileña. “Tengo hijos; mi familia la formé aquí”, cuenta la mujer, que dice que no levantará su barricada hasta que el objetivo de la protesta se haga realidad.

Hoy se cumplen cinco días del paro indefinido, y más allá de debilitarse, pese que existe un notorio cansancio de algunos bloqueadores, la disposición se mantiene firme. Lo dicen los protagonistas de la protesta, como Leonora, y los dirigentes cívicos que la convocaron. El ente cívico incluso analiza otras formas de presión.

El vicepresidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, informó de que el paro se cumple de forma contundente en los barrios de la capital cruceña y en las provincias de Santa Cruz. “Las únicas personas que pueden suspender el paro son el mismo pueblo boliviano y el señor Evo Morales, si reconoce ir a una segunda vuelta”, dijo Calvo.

El dirigente cívico explicó que se ha trabajado para no dejar desabastecida de productos de la canasta familiar a la población.

“Se viene trabajando para tener un pueblo reabastecido y que siga en las calles, protegiendo y respaldando su voto”, afirmó Calvo.

El presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), Balti Égüez, dijo que unos 2.000 barrios, en Santa Cruz de la Sierra y municipios aledaños como Cotoca, La Guardia, El Torno y Porongo, han reforzado sus puntos de bloqueos.

En estas zonas, según el dirigente vecinal, “el paro ha cobrado mucha más fuerza”. Es más, señaló que hoy se realizará una gran concentración en la Villa Primero de Mayo “para impulsar esta acción porque el pueblo está firme”.

“No es como dicen el presidente y el vicepresidente, de que este es un paro de los hijitos de papa. Esta es una lucha de todos”, expresó.

Amdecruz pide levantar paro

No obstante, no todos apoyan el paro. El presidente de la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz), Rodolfo Vallejos, aseguró que las actividades en los municipios son normales, y que la protesta se acata en un 30%.

Vallejos dijo que respeta a los que acatan el paro; sin embargo, pidió que se levanten los bloqueos, hasta que exista una auditoría de las elecciones, que defina si existió fraude o no en el conteo de los votos del 20 octubre. “Convocamos a que se levanten la medida presión hasta que se haga una auditoría”, dijo Vallejos.

Aseguró que la disposición cívica está afectando a las provincias, especialmente a las productoras que no pueden surtirse de productos de la canasta familiar y de gasolina; sin embargo, Calvo aseguró que se ha dispuesto que, los diferentes puntos de bloqueos, dejen pasar a camiones con alimentos y combustibles. Incluso, dijo que se entregó varios pases de circulación para que los camiones cisternas de YPFB puedan transportar combustible hacia las provincias.

Costas pide unidad

El gobernador Rubén Costas pidió este sábado mantener la unidad en la protesta y lamentó que el Gobierno no se dé cuenta de que hay un país movilizado. “El Gobierno no tiene la responsabilidad de ver un país movilizado. Ojalá pueda recapacitar, para mantener la convivencia pacífica del pueblo”, afirmó la autoridad al agregar que el Gobierno
está jugando con fuego.