Escucha esta nota aquí

Afianzado plenamente en el poder, Martín Vizcarra anunciará hoy la renovación de su Gabinete de ministros y encolumnará a su Gobierno hacia las elecciones legislativas del 26 de enero de 2020 que apuntan a descabezar al fujimorismo y al aprismo en el nuevo Congreso.

Vizcarra buscaba nuevos ministros para reorganizar su gabinete después de disolver el Congreso y adelantar los comicios legislativos, fortalecido por la renuncia de su vicepresidenta y rival Mercedes Aráoz.

Al frente del nuevo gabinete de 19 miembros Vizcarra designó a Vicente Zevallos, quien era titular de Justicia, en reemplazo de Salvador del Solar y es probable que confirme en sus cargos a varios de sus anteriores ministros.

Del Solar y los demás miembros del gabinete tuvieron que renunciar el lunes luego de que el Congreso negara un voto de confianza al Gobierno ligado a una reforma en el Tribunal Constitucional. Tras la negativa, Vizcarra cerró el Legislativo, controlado por la oposición, y convocó elecciones para renovarlo.

Giro de la oposición

Tras la disolución del Congreso, la oposición política en Perú ha dado un giro radical en sus posturas y ahora exige unas elecciones generales para “que se vayan todos”, la misma propuesta que hace una semana rechazó con virulencia cuando fue planteada por el Ejecutivo.

Este giro implica la aceptación implícita de que el actual Congreso ya no podrá seguir en funciones, pese a lo cual la facción de legisladores que se niega a aceptar la disolución ordenada el lunes por el presidente Martín Vizcarra se ha concentrado en las últimas horas en pedir que los comicios legislativos que convocó el mandatario sean ahora generales.

Vizcarra llamó a elecciones legislativas para el próximo 26 de enero luego de anunciar la disolución de la cámara por considerar negado el pedido de confianza que hizo el entonces primer ministro, Salvador del Solar, para que se modifiquen los términos de la elección de magistrados del Tribunal Constitucional.

La facción que encabeza el presidente del Congreso disuelto, Pedro Olaechea, e integran legisladores del partido fujimorista Fuerza Popular, se ha sumado a un pedido que hizo Mercedes Aráoz, tras anunciar su renuncia al cargo.

Aráoz, quien el lunes juró como “presidenta interina” ante el grupo rebelde de congresistas, informó ayer a Olaechea que renunciaba porque “se ha roto el orden constitucional” en Perú y que espera que se “conduzca a la convocatoria de elecciones generales en el más breve plazo por el bien del país”.

En respuesta, el nuevo primer ministro, Vicente Zeballos, aseguró que el Gobierno considera que su dimisión a la Vicepresidencia no es efectiva porque la presentó ante un Congreso que “no existe”.

Estrategia opositora

Desde su posición, además de insistir en que el Parlamento sigue en funciones plenas, los legisladores han expresado en las últimas horas su pedido de que Vizcarra renuncie o convoque a elecciones generales para acabar con la crisis en el país.

Consideran que esa dimisión se sumaría a la de Aráoz y permitiría la convocatoria de elecciones generales, aunque mientras tanto la jefatura del Estado debería ser asumida por el presidente del Congreso, a pesar de que este ahora ha sido disuelto. “Renuncie usted, renunciamos todos y llamamos a elecciones inmediatamente. No le temamos al pueblo, hagámoslo hoy”, propuso Olaechea.

Fujimorismo queda debilitado

Fuerza avasalladora que operaba sin contemplaciones, el fujimorismo ha perdido dramáticamente su poder ante un político novato pero enérgico como el presidente peruano Martín Vizcarra, sin que sus líderes Alberto y Keiko Fujimori puedan salvarlo desde sus celdas.

“El fujimorismo se ha convertido en una fuerza muy débil. Pese a que tenían aún el control del Congreso, están en una situación crítica desde el año pasado”, dice a la AFP el analista Fernando Rospigliosi.

Las cartas ya están en la mesa. La crisis peruana apunta a las nuevas elecciones, en 2020.

GOBIERNO BOLIVIANO RESPETA EL PROCESO DECIDIDO POR PERÚ
El Gobierno de Bolivia anunció ayer su respeto a los “procesos internos” y a las decisiones tomadas en Perú, luego que el presidente Martín Vizcarra decidiera disolver el Congreso y llamar a elecciones parlamentarias para enero.

“Respetamos las decisiones que tiene el Estado peruano, respetamos la aplicación de su Constitución, respetamos los procesos internos”, declaró el canciller Diego Pary. “Nosotros tenemos una relación muy fluida con Perú, dialogamos constantemente, tenemos una larga frontera (de 1.047 km), tenemos varios temas bilaterales”, recordó el ministro.