Escucha esta nota aquí

Sube la tensión en la ciudad de La Paz. Militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS) y de Comunidad Ciudadana (CC) protagonizan amagues de enfrentamiento en afueras del centro de operaciones instalado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Unos defienden los resultados preliminares, que dan la victoria a Evo Morales, y confían en que las actas que restan descartarán una segunda vuelta, mientras que otros denuncian un “fraude” y aseguran que existirá una nueva votación el 15 de diciembre.

En medio de las protestas, la misión de observadores de la OEA se reunió esta jornada con parte de las autoridades electorales, pidiéndoles que mantengan informada a la población, frente a las dudas que surgen sobre la paralización de la transmisión rápida de datos.

La tensión en el TSE:


“La Misión de Observación Electoral de la #OEAenBolivia se reunió hoy con el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y le transmitió la necesidad de mantener informada a la ciudadanía sobre los siguientes pasos en la entrega de resultados” (sic), se informó desde la cuenta de ese organismo internacional.

Hasta el momento las autoridades electorales nacionales no salieron a dar explicaciones, mientras que diferentes instancias montan vigilias y anticipan movilizaciones por el temor de que el cómputo restante favorezca a Evo Morales y descarte la posibilidad de una segunda vuelta.

En diferentes regiones del país, en domicilios particulares, en la calle o abandonados en otros espacios, fueron encontradas maletas electorales, situaciones que incrementan más las dudas sobre la transparencia del proceso electoral.

Autoridades de Gobierno abrieron la posibilidad de que embajadores o representantes de organismos internacionales acompañen el conteo, mientras que países como EEUU, Brasil y Argentina ya expresaron sus inquietudes sobre la confiabilidad de la labor del TSE en el país.

Militantes en las calles de La Paz: