Escucha esta nota aquí

Los ministros de Justicia y Relaciones Exteriores, Héctor Arce y Diego Pary, respectivamente, explicaron la tarde de este jueves ante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA lo que sucedió en las elecciones generales del pasado domingo, negando que se hubiera incurrido en un “fraude” y comunicando que el presidente Evo Morales fue nuevamente reelecto.

“No existe la más mínima posibilidad de que haya fraude en Bolivia (...) El anunciar de que ha habido un fraude monumental es faltar a la verdad”, dijo el titular de Justicia, que calificó como un intento de “alterar” la Constitución el querer forzar una segunda vuelta, cuando ya el MAS se impuso por más del 10 por ciento de los votos, aunque aún no se cerró el cómputo oficial.

A su turno, el canciller invitó a la Presidencia de esa instancia visitar Bolivia y acompañar el proceso de auditoría que se realizará a las actas de sufragio, recalcando que el cambio de tendencia en los votos, que pasaron de una segunda vuelta a una victoria oficialista en primera instancia, se deben a que las actas que faltan provienen del área rural.

"¿Por qué no permiten que no se concluya con el cómputo final? ¿Cuál es su propósito de quemar actas? ¿Cuál es el propósito de perseguir a autoridades electorales?”, preguntó la autoridad sobre las movilizaciones que persisten y desataron ataques a dependencias que rigieron el sufragio.

Mientras que el representante de Estados Unidos (EEUU), Junto a Colombia, Brasil y Argentina sugirieron la realización de una segunda vuelta como camino para solucionar la crisis que existe en el país. “El pueblo boliviano tiene el derecho de escoger a sus líderes en elecciones transparente, por lo cual nos preocupan las anomalías reportadas”, dijo Carlos Trujillo.

A su turno, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, reiteró la aceptación de la invitación para verificar los resultados del sufragio, señalando que los mismos no podrían ser considerados finales hasta que no se concluya el análisis que realizarán los especialistas.