Escucha esta nota aquí

Édgar Alandia está de gira por Bolivia. Junto a Javier Parrado, director del Conservatorio Nacional de Música, organizaron en La Paz la Reseña Internacional de Música Contemporánea y Laboratorio de Interpretación de la música actual, que empezó el 23 de septiembre y que se prolongará hasta el 28, con la presencia de importantes compositores e intérpretes extranjeros y bolivianos.

En la sede de Gobierno, además acompañará la inauguración de la carrera de Composición, en el Conservatorio. Después, el maestro repetirá la experiencia en Tarija y en Cochabamba. Cerrará con Santa Cruz de la Sierra, donde el lunes 7 de octubre, a las 16:30, en el Instituto de Bellas Artes, dictará una conferencia gratuita sobre su música, y también sobre las melodías clásicas y contemporáneas; el ingreso es gratuito.

El martes 8 dará clases magistrales a diez compositores y estudiantes de composición musical de la Universidad Evangélica Boliviana (UEB), del Instituto de Bellas Artes y de Hombres Nuevos.

Orureño de nacimiento, casi toda su vida la pasó en Europa, específicamente en Italia, fue docente de música por un cuarto de siglo en los conservatorios de Santa Cecilia y Perugia. Ahora está jubilado, sin embargo, desde 2012 empezó a compartir su experiencia y academia con su Bolivia natal, cuando con sus propios recursos financió el Premio Nacional de Composición (bienal) Orlando Alandia Pantoja.

“Imagino que por muchos años vivió con la culpa de haber educado importantes músicos europeos, lejos de su patria Bolivia, sin estar contribuyendo efectivamente a la formación de músicos bolivianos.

También debió molestarle el hecho de que lo invitaran para dar clases magistrales en Brasil, Argentina, España, etc., mientras los músicos bolivianos ni siquiera sabíamos que existía.

Cuando concibió su premio nacional, sacudió el pequeño nicho de la composición de música clásica en Bolivia. Junto a Eduardo Caba, Gustavo Navarre Vizcarra y Alberto Villalpando Buitrago, Alandia ha consolidado su presencia en la historia de la música boliviana”, opina el violinista Gabriel Revollo.

La visión de Alandia

Édgar Alandia Cañipa aporta a su patria, pero reconoce que falta mucho por hacer. “El nivel  de formación en Bolivia, por lo poco que conozco, aún carece de un programa que se desarrolle sistemáticamente.

Existen docentes muy capaces que forman buenos músicos, pero si el sistema educativo de la música, como formación profesional, no se adecúa a los niveles y programas vigentes a nivel internacional, el perjuicio a jóvenes muy talentosos es grave. Desgraciadamente todavía se hace necesario estudiar por Europa para obtener un nivel profesional que permita ejercer la profesión donde sea y sin problemas.

También están el Conservatorio Julliard, o las Universidades Eastman o Indiana (en EEUU). En América Latina, son muy solventes Argentina, México, Chile o Cuba”, opina.

 

Tags

Comentarios