Escucha esta nota aquí

“Toni Morrison era un tesoro nacional, tan buena narradora de historias, tan cautivadora, en persona como en sus páginas. Su escritura fue un desafío hermoso y significativo para nuestra conciencia y nuestra imaginación moral.

Qué regalo ha sido respirar el mismo aire que ella, aunque hubiese sido solo por un tiempo”.

Con esas sentidas palabras despedía ayer Barack Obama, en Twitter, a la premio Nobel de Literatura (1993) la escritora que, a través de la ficción, mejor reflejó la vida de la población negra en Estados Unidos.

Escritora de 11 memorables novelas que exploran la identidad afroamericana, en especial la de las mujeres, como la aclamada Beloved (Amada) o Song of Solomon (La Canción de Salomón) y A Mercy (Una Bendición), Morrison falleció este lunes a los 88 años en el hospital Montefiore Medical Center de Nueva York.

Nacida como Chloe Anthony Wofford el 18 de febrero de 1931 en Lorain (Ohio, EE.UU.), en el seno de una familia negra de clase obrera, Morrison se graduó en filología inglesa en la histórica Howard University de Washington, a la que volvería para ejercer de profesora.

En 1964, tras separarse de su marido, dejó la enseñanza para mudarse a Nueva York, donde trabajó primero como editora de libros de texto y después como editora literaria, mientras criaba a sus dos hijos sola.

Fue en la Gran Manzana cuando adoptó el seudónimo de Toni Morrison, en 1970, para firmar su primera novela, The bluest eye, evitando así que en la editorial en la que trabajaba se enteraran de que publicaba en otra. Después llegarían Sula y Song of Solomon, que le valió el Premio Nacional de la Crítica estadounidense 1978, cuyo éxito comercial y de crítica le permitió dejar su trabajo en la editorial para dedicarse de lleno a la literatura.

Las siguientes novelas fueron Tar baby y Beloved, de gran fuerza, donde cuenta la historia de una esclava fugitiva que, ante su inminente captura, mata a su hija para evitar que viva en la esclavitud. Con esta última novela Toni Morrison ganó el Pulitzer de ficción en 1988.

En 1992 publicó Jazz, así como un ensayo en el que defendía a Anita Hill, la joven negra que denunció por acoso sexual al juez Clarence Thomas, y un año después le fue concedido el Premio Nobel de Literatura.

Después del Nobel, Morrison continuó escribiendo, también junto a su hijo Slade Morrison, con el que se adentró en la literatura infantil, y exploró otros géneros, con resultados como las letras de Four Songs, para el compositor André Previn, o el libreto de ópera Margaret Garner, para Richard Danielpour.

Escritora comprometida y políticamente activa, Morrison fue co-presidenta de la Comisión Schomburg para la Conservación de la Cultura Negra y es reivindicada por el movimiento feminista como una de las autoras contemporáneas que mejor ha analizado la situación de la mujer en la sociedad actual.

Tags

Comentarios