Escucha esta nota aquí

Hasta 2007, el actor alteño Juan Carlos Aduviri (42) era feliz como estudiante de la Escuela de Cine de El Alto y soñaba con dirigir sus propias películas. Le insistieron para que actúe en una producción internacional y luego en otras más, y, aunque lo hizo bien y llegó a estar nominado a los Goya, sus aspiraciones no han cambiado.

Su primer y gran éxito fue También la lluvia, la película española que lo llevó a trabajar junto a la estrella mexicana Gael García. 

Desde entonces no ha parado, es más, 2020, pese a la pandemia, ha sido un excelente año, Aduviri sigue visibilizándose en la cinematografía mundial. Los largometrajes King Kong en Asunción (Brasil) y Cisne eléctrico (Grecia) están girando por el globo terráqueo y conquistando festivales y premios.

La cosecha

King Kong en Asunción, del director brasileño Camilo Cavalcante, obtuvo cuatro premios, entre ellos a la mejor película, en el Festival de Cine de Gramado (Brasil), y uno, también mejor película de ficción, en Los Ángeles Brazilian Film Festival (EEUU).

Sin embargo, es Cisne eléctrico, de la directora griega Konstantina Kotzamani, la que más lo enorgullece. El actor boliviano tiene el papel protagónico y ya ha sido visto en el Black Canvas Festival de Cine Contemporáneo (México), en Los Ángeles Greek Film Festival (EEUU), en el que obtuvo un premio especial del jurado, y en el Festival de Cine Griego de Los Ángeles (EEUU), con otro premio especial del jurado en la categoría cortometraje.

Es su protagónico y la trama inesperada lo que lo cautivan. Ese es el cine que lo apasiona y en el que desea ‘navegar’.

“Los premios siempre le hacen bien al espíritu, lo motivan y le demuestran que todo lo que está transmitiendo y proponiendo está bien. Pero siempre mantengo la humildad y la idea clara de dónde vengo y a dónde quiero llegar”, expresa el artista.

La parada final

Hollywood no está en sus planes. Ya ha sido invitado a participar en castings en la meca del cine, pero el idioma y las tramas no lo convencen.

“En Hollywood está el dinero, pero no es algo que me atraiga. No me gustan las películas en las que ves el tráiler y ya sabes en qué acabará. Esa es la diferencia del cine latinoamericano y europeo; te sorprenden”, defiende.

Por ello, aceptó otra propuesta ambiciosa que será grabada en Ecuador en 2021. Solo adelanta que tratará sobre pueblos indígenas y su lucha por sus reservas naturales.

En 2021 también tiene en agenda un proyecto propio, El herenciero, una ‘road movie’, escrita y dirigida por Juan Carlos y que será protagonizada por su hermano Luis Aduviri y Justo Limachi, y grabada 100% en aimara.

En Europa te malcrían, todo es remunerado. En Bolivia hay que adaptarse a los presupuestos”, explica, pero está convencido de que hacer algo improvisado es fácil; sin embargo, aunque deba esperar, él grabará a nivel profesional. Mientras tanto será actor y productor, y pronto, director.