Escucha esta nota aquí

Se han convertido en una numerosa, organizada y productiva comunidad en el país, al que llegaron hace más de un siglo.

El año pasado, los residentes japoneses celebraron en grande sus 120 años de inmigración a Bolivia, incluso recibieron la visita de la princesa Mako de Akishino, que tuvo una apretada agenda.

Una de las actividades contempladas para noviembre del año pasado, como parte de la conmemoración, era una exposición histórica sobre el proceso de arribo; sin embargo, el paro cívico impidió su realización.

Ayer, los organizadores, la Embajada de Japón y el Centro Histórico de la Inmigración Japonesa a Bolivia, con apoyo del Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra, por fin pudieron hacer realidad la muestra, que permitirá a los visitantes viajar en el tiempo y empaparse de una travesía rica en historias y anécdotas.

La exhibición de 21 banners con fotografías y 30 objetos antiguos, todos con textos explicativos, está disponible en la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche hasta el 16 de febrero.

Fue inaugurada con una reseña histórica a cargo de Hugo Komori, expresidente de la Sociedad Japonesa de La Paz y actual vicepresidente de la Fundación Cultural Boliviano Japonesa. También contó con la presencia del consejero y cónsul de la oficina de Japón, Mikio Katayama, y su esposa, Junko Katayama, además del segundo secretario, Koji Kawamura.

Los presentes, aparte de apreciar los momentos históricos a través de imágenes, también degustaron un sake, o vino de arroz, tradicional de Japón.

La muestra ya fue presentada en las colonias Okinawa, San Juan y también durante el evento de países solidarios, organizado por la Liga Cruceña de Combate al Cáncer.

Arte brasileño

El año pasado, en septiembre, Roxana Hartmann viajó a Campinas para exponer, invitada por el curador cubano-brasileño Andrés I. M. Hernández, a quien conoció hace dos años, cuando lo entrevistó sobre su investigación doctoral de la Bienal de La Habana.

Hernández, figura importante en el arte contemporáneo de Latinoamérica, y convencido de que el arte no debe quedarse únicamente en espacios formales, en el afán de buscar nuevas formas, junto con Hartmann, trae a Bolivia Reconstruyendo Metáforas, una exposición colectiva con artistas de renombre en los circuitos formales y alternativos de Brasil.

Diferentes modalidades artísticas, como fotografía, pintura, arte público y video se articulan en discursos que patentan la pluralidad discursiva, interdisciplinar y conceptual de la producción contemporánea local y global.

Los expositores que participan en la inédita muestra son: Ana Friedlander, Cinthia Picelli, Fernando Tosko, Isabela Senatore, Lilian Camelli, Norma Vieira, Pama Loiola y Regina Rocha Pitta.

Reconstruyendo Metáforas se inaugura hoy, a las 19:00, en Hartmann Art Office, ubicada en la intersección de las calles Mocapini y Caigua (Urbarí). Estará abierta al público hasta el 28 de febrero

Habrá un conversatorio con el curador Andrés I. M. Hernández, para charlar sobre arte contemporáneo.

Comentarios