Escucha esta nota aquí

Un día era solo Carolina Rial, una estudiante normal y aficionada a la música, y, al siguiente, se convirtió en la jovencita de 17 años que conquistó con su talento a las estrellas John Legend, ganador de 11 Grammys, un Globo de Oro y un Óscar, y a Nick Jonas, ex Jonas Brothers, en la audición a ciegas, la primera fase del reality de canto estadounidense The Voice.

Sin imaginarlo, su vida dio un giro al ingresar al grupo de los 80 seleccionados, entre 80.000 postulantes a la competencia, y presentarse ante el panel de estrellas, que se completa con los artistas Kelly Clarkson y Blake Shelton.

Nacida en Nueva York, pero hija de una cruceña y de un español, Carolina se siente orgullosa de sus raíces hispanas y espera llegar a con su música a todos los corazones en Bolivia y demostrar que los sueños se pueden hacer realidad sin importar de dónde vengas.

Clasificación

“Tu rango (de voz) es simplemente exquisito. Tu control fue una locura. Es una canción clásica de Sam Smith, pero tú le das nueva vida. Me emocionó mucho y me encantaría trabajar contigo”, fue el veredicto de John Legend, el primer jurado que volcó su sillón, dándole de esta forma su aprobación, tras 30 segundos de interpretación del tema Stay with me, del británico Sam Smith.

El dominio del escenario y de técnicas vocales, con subidas y bajadas dignas de un profesional, provocaron que el ex Jonas Brothers también la apruebe y quiera convertirse en su coach.

Carolina revela que nunca pasó clases de canto, el talento es natural, y confiesa que eligió a Legend como guía porque era el que menos imaginó que se volcaría. De esta forma, el intérprete de All of me, canción que se ubicó en la cima de la lista Billboard Hot 100, en 2013, es el encargado de prepararla para la siguiente fase, las batallas, en las que solo 40 participantes seguirán en carrera.




Carolina Rial nació en New York, es hija de una boliviana y su padre es español.

De Montero a Nueva York

María Quiroz, madre de la nueva participante de The Voice, nació en Montero y migró a Estados Unidos en 1989. Allí se casó con un español y tuvo a sus hijos Victoria y a los gemelos William y Carolina. Cuando los menores tenían solo tres años, enviudó y tuvo que levantar sola su hogar.

‘Charo’, como la conocen los seres queridos que dejó en su tierra, trabaja como ayudante de maestra de niños que reciben educación especial en Clifton, New Jersey. Crio a sus niños transmitiéndoles la cultura boliviana y las visitas a Santa Cruz fueron usuales a lo largo de su vida.

Ella se siente muy orgullosa de su hija, que describe como muy sencilla y tímida, pero que se transforma cuando sube al escenario. Es su fan # 1.

Aunque no sabe cuándo será la próxima actuación de ‘Caro’, porque les avisan con pocos días de anticipación, espera que los bolivianos la apoyen y sigan el show que se ve los lunes, a las 20:00.


Comentarios