Escucha esta nota aquí

Alicia Bress Perrogón

En el año 2016 el Consulado de Argentina, en Santa Cruz, inauguró su biblioteca, con el propósito fomentar la lectura en los jóvenes y contribuir a la educación. Como no se logró ese objetivo porque no cuentan con el personal ni la infraestructura necesaria para la atención al público, decidieron donar más de 2.000 libros a la biblioteca Pedro Rivero Mercado, en San José de Chiquitos, y a la nueva sala de lectura que será construida en el Pabellón de Mujeres de la Cárcel de Palmasola.

El cónsul general argentino, Roberto Dupuy, manifestó que el trabajo iniciado en 2016 por su antecesor, Daniel Baleirón, no tuvo la respuesta esperada, por los horarios y falta de personal, pero que con la donación que están haciendo, el deseo de llevar los libros a la gente permanece, por lo que ahora podrá dividirse entre dos bibliotecas.

“Estamos contentos de poder llevar los libros a estas dos nuevas bibliotecas, donde van a tener la utilidad para la cual fue creada nuestra sala de lectura. Lo bueno es que la nueva biblioteca en el PC2 se llamará Manuela Gorriti, que es el nombre con el que fue fundada”, remarcó.

Asimismo, Germaín Caballero, alcalde de San José; y Pedro Rivero Jordán, director del Grupo EL DEBER, expresaron su agradecimiento por los volúmenes que van a nutrir la biblioteca josesana, a la que pretenden convertir en una de las mejores en el departamento y por qué no, en el país.

“La biblioteca Pedro Rivero Mercado debe ser una de las más importantes, porque no hay otra de esas características no solo por su infraestructura, sino por su concepción. Según un cálculo preliminar ya debe contar con unos 4.000 volúmenes, gracias a la campaña de donación de libros que se hizo en diferentes empresas, más unos 700 libros que eran de nuestro padre. Todos ya están debidamente codificados y ordenados”, expresó.

La biblioteca, agregó, ya está con todo el mobiliario y se ha habilitado un área verde para realizar una serie de actividades culturales, porque se pretende tener una biblioteca viva, con exhibiciones artísticas, encuentros con autores, obras de teatro y presentaciones de la orquesta misional.

Caballero calificó la donación como un patrimonio cultural y educativo, que repercute en beneficio de la juventud, en especial.

Comprometió el cuidado de dicho lote y aseguró que la biblioteca del consulado cumplirá su objetivo, a través de estos dos espacios de lectura. “Agradezco a la familia de un gran cruceño, como don Pedro, de quien nos honramos en llevar su nombre en nuestra biblioteca, porque con su contribución, estamos a un paso de entrar en funcionamiento”, apuntó.

Adecuada distribución

A su vez Sarita Mansilla, presidenta de la Cámara Departamental del Libro, precisó que su persona, junto con el profesor Édgar Lora y el director municipal de la Biblioteca William Rojas, harán la distribución no tanto equitativa en cantidad, sino más bien acorde con las necesidades de lectura de cada público. “Queremos que los libros que se destinen al PC2, por ejemplo les sirvan no solo de entretenimiento, sino sean de utilidad y en beneficio de las mujeres privadas de libertad”, concluyó.