Escucha esta nota aquí

Texto: Silvana Vincenti

Se postularon 19 chicos de todo el país. Además de tocar un determinado instrumento musical, debían destacarse por la técnica, la capacidad interpretativa, calidad de sonido y un estilo particular. De todos ellos, cuatro fueron elegidos en el concurso bienal para solistas, organizado por la Orquesta Sinfónica Juvenil (OSJ).

Esta noche y mañana mostrarán la madera de la que están hechos en materia melódica. Son Keithlin Gutiérrez (Cochabamba), Facundo Gabriel Chávez (La Paz), Janis Saavedra Escóbar (Santa Cruz) y Daniel Porcel Chalup (Chuquisaca). Los cuatro tocarán por dos horas, con un intermedio, mostrando sus dotes en flauta, piano y cello, inaugurando la primera temporada de la OSJ para 2020.

El concierto se llevará a cabo a las 20:30, en la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche, incluirá un homenaje a Beethoven por los 250 años de nacimiento.

Keitlhin tocará Pezzo Capricciosso para cello y orquesta, de Tchaikovski. Facundo, el más joven de todos, con 14 años, tendrá en sus manos el Concierto para piano No. 11 de Joseph Haydn. Janis interpretará Concertino para flauta y orquesta, de la francesa Cécile Chaminade. Por último, el mayor de los cuatro, con 22 años, y representante de Sucre, Daniel Porcel Chalup, tendrá sobre sus hombros la responsabilidad de celebrar los 250 años de trascendencia de un grande, Beethoven; Chalup cerrará la noche con el Concierto para piano N.º 1.

Todos ellos estarán dirigidos por Weimar Arancibia, actual director de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), que llegó de La Paz exclusivamente para esta presentación, gracias a una colaboración con el proyecto de solistas.

“Creo que este proyecto es importantísimo a nivel nacional porque no solo nos da a conocer a los nuevos talentos, sino que los impulsa a ellos, los promueve y los anima a seguir adelante en este desafío que es ser músico. Es fascinante encontrar este talento, como director trabajo con mucha gente y solistas todo el año y encontrar esta juventud, bolivianos de diferentes ciudades, es un verdadero y enorme gusto, tenemos mucho futuro”, opinó Arancibia.

“Si uno tiene la capacidad técnica, interpretativa y musical de poder interpretar esas obras, entonces le toca el turno de ser solista”, dijo el director de la OSJ, Boris Vásquez.

Todos los ganadores del concurso de solistas son músicos desde la tierna infancia, coinciden en que quieren hacer carrera fuera del país y dicen que concursos como el de solistas de la OSJ les ayudan a mostrarse y a labrarse una carrera.

Un ejemplo es el de Daniel Porcel, que en septiembre partirá a Europa, fue admitido en la Royal Academic of Music de Londres. “Gracias a la música, no tocando, pero he ido a escuchar conciertos, he viajado a Londres, Austria, Alemania, la música me ha movido tanto que he decidido realizar esos viajes y gracias a todo eso me he postulado a Inglaterra y he sido aceptado. Estoy feliz por el modo en que la música ha llevado mi camino hasta este sueño”, dijo.

“Me siento muy emocionada y privilegiada por tocar con jóvenes talentosos de la orquesta. Santa Cruz debería estar muy orgullosa de cada uno de sus músicos”, dice la cochabambina Keitlhin.

Para alguno es la primera vez en el rol de solista, pero a todos el reto los tiene emocionados. El costo de la entrada es de Bs 110.