Escucha esta nota aquí

Ana Lía Gonzáles recuerda cuando su padre se perdía por semanas porque tenía que llegar a lo más alto de una montaña. Su madre también subía con él. Ambos le explicaban cómo era el Illimani, pero la pequeña quería saberlo por ella misma.

Ana Lía y su madre son dos de las protagonistas del documental Cholitas, dirigido por los españoles Pablo Iraburu y Javier Murciego, que se estrenó en 2019 y muestra a cinco mujeres que escalan las montañas más altas de Bolivia y el Aconcagua chileno. Se verá este jueves en Meraki Teatro Bar (Ballivián #159) en dos funciones: 19:00 y 21:00. Al finalizar, el público podrá interactuar con las mujeres a través de videollamadas.


Dora (Izq.) y Ana Lía, dos de las protagonistas del documental Cholitas, que muestra a las mujeres escaladoras de Bolivia.


Subir hasta lo más alto

Ana Lía siempre fue muy apegada a su papá, mientras crecía quería llegar a ser guía como él. También se daba cuenta que era un oficio en el que casi no existían mujeres. “Las mujeres de mi comunidad a los 17 o 18 años salen del colegio y forman familias y tienen que cuidar los hijos. Yo no quería eso”, cuenta Ana Lía.

De a poco también acompañaba a sus padres a un refugio que había en el cerro Huayna Potosí (5.310 metros) o caminaba hasta la comunidad de sus abuelos, en Cañaviri. En la universidad no había la carrera para ser como su padre, así que estudió Turismo.

Lo de las cholitas escaladoras no ha sido un proyecto planificado. Era 14 de diciembre de 2015 y Ana Lía pensaba qué hacer para su cumpleaños, que sería dos días después. Ese día su madre le dice que había unas mujeres que querían hacer “cima” y le preguntó a Ana Lía si quería ir con ellas.

Sin equipos en buenas condiciones, se alistaron para ir. Ese primer viaje eran 11 mujeres. Las acompañaban sus esposos y guías y llegaron hasta la cima.

Sufrieron bastante para llegar. “Estando ahí yo recordaba lo que le preguntaba a mi padre cuando era niña. Ahí recién yo despejé esas dudas. Por mí misma he sentido lo que he podido ver desde allá”, comenta Ana Lía, que tiene 35 años y reside en El Alto.

Después de eso algunas mujeres sintieron curiosidad de saber si podían subir a otras montañas. Solo algunas quisieron seguir. En 2016 llegaron a la cima del Acotango. Hasta que ascendieron a la cima más alta de Bolivia en 2018: Sajama (6.542 metros). Ana Lía y su madre siempre fueron juntas, y eso las unió más.

Por esa época el español Javier Murciego contactó a Ana Lía y le dijo que tenía ganas de hacer una película sobre ellas. Algo que se concretó en 2019, cuando documenta el ascenso al Aconcagua (6.961 metros de altura).

“Vernos en el documental de Javier fue una sensación increíble. Viajar a otro país para presentarlo también fue muy lindo. No ganamos regalías por la película, pero el recuerdo que nos queda es lo mejor para nosotros”, cuenta Ana Lía.

Comentarios