Escucha esta nota aquí

Entre velas, flores blancas y algunas de sus obras y fotografías, Roberto Valcárcel estuvo por última vez en la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche, donde ayer se instaló una capilla ardiente. Por la tarde, autoridades municipales, colegas de las artes y alumnos participaron en una concurrida y emotiva ceremonia de homenaje para el artista, fallecido el domingo, a los 69 años, por secuelas del coronavirus.

“Estamos acá para honrar a nuestros artistas, que, lamentablemente, se nos están yendo. Roberto Valcárcel era uno de los más importantes y siempre lo recordaremos”, expresó el alcalde Jhonny Fernández, a la vez de realzar el talento y experiencia que ‘plantó’ el arquitecto, fotógrafo, artista conceptual y docente y que dará buena cosecha en todo el país.

A su turno, la curadora de arte Cecilia Bayá confirmó que se empezará a materializar el sueño de una fundación que lleve el nombre de Roberto Valcárcel, por ser un artista que tocó muchas mentes y corazones.

De parte de la familia, Gloria Valcárcel agradeció el homenaje y manifestó que espera que su hermano siga inspirando a la sociedad.

Los restos de Valcárcel fueron depositados en un recipiente especial, un cubo que ilustró el libro de un católogo con algunas de sus obras más representativas.

Firmas para un homenaje

El lunes, intelectuales y artistas bolivianos presentaron un manifiesto de protesta “contra la negación a la libre expresión del arte en el país y la oposición de los senadores del MAS al reconocimiento a la carrera de Roberto Valcárcel”. “Como intelectuales y artistas bolivianos, rechazamos la práctica de vetar ese reconocimiento a la obra de un valioso artista como Roberto, por su aporte al arte nacional por más de medio siglo, su trayectoria docente y su terco amor al país que le dio la espalda durante su agonía y su partida”, se lee en la carta.

La senadora Cecilia Requena, una de las que presentó y defendió el homenaje al artista conceptual, expresó que están evaluando vías alternas para entregar a Valcárcel la distinción que merece.

“Lamentablemente, ya no podemos entregar el reconocimiento en vida. La bancada oficialista del Senado debe asumir el peso de sus decisiones, basadas en una inexplicable mezquindad”, manifestó la autoridad, dejando claro que se analizan otras propuestas.

Comentarios