Escucha esta nota aquí

Por:  Adhemar Manjón


La noche del 24 de septiembre, quienes asistieron al concierto de la rapera argentina Sara Hebe tuvieron también la oportunidad de ver a un grupo de cuatro artistas locales que abrieron y cerraron su show sin desentonar. Muchos ya las conocían porque tienen varios temas sueltos por sus redes sociales o porque quizás las habían visto actuar alguna vez.

Pero para otros fue un acercamiento a lo que sucede en la movida urbana cruceña, sobre todo en cuanto al trabajo hecho por mujeres, en una escena dominada –mediáticamente al menos- por nombres masculinos.

Esa noche Vaccix, Viudita Moderna, Noni y Fiera mostraron su flow y la fuerza de su propuesta musical.

Paradas: Noni, Sara Hebe y Fiera. Abajo: Vaccix. Una foto de la visita de Sara Hebe a Santa Cruz/Foto: John Orozco

Esperando el momento

Vaccix se llama en realidad María Lucía Aramayo. Tiene 22 años y desde los 13 vivió en Argentina. El hip hop le gusta desde que tiene uso de memoria. Pero fue en 2019 cuando empezó a componer y a grabarse por sus propios medios. Ese año colaboró con Corona en el tema Choca bandida.

En YouTube se puede encontrar un tema suyo, grabado en su casa de Buenos Aires el año pasado en la pandemia ¿El título? Cuarentena, un testimonio lírico de casi siete minutos de la desazón que le provocaba el encierro.

Vaccix nunca pensó seriamente en regresar a Bolivia, pero en cada visita a la ciudad veía la escena con tan poca representación femenina que reconsideró esa posición: “Vi que la escena necesitaba artistas femeninas, urbanas. Aquí casi no había eso y pensé que para qué me iba a quedar en Argentina si allá hay un montón, cuando la puedo hacer en mi país”.

Vaccix llegó a Santa Cruz el 29 de junio, tres meses después estaba cantando para Sara Hebe. Días después lanzaba su primer tema producido como ella quería: Ay Ay Ay, en colaboración con Viudita Moderna. En una semana el video lleva 75 mil vistas en YouTube. 

“Esta canción iba a ser grabada con Corona. La tenía escrita hace tres años y la grabé hace un año con Tiluchi Récords. Estábamos esperando que Corona escriba su parte y nunca llegó. Entonces le hablé a Viudita, le dije ‘tengo esta canción, no sé si te gustaría colaborar’, y dijo que sí”, cuenta Vaccix.

Ay Ay Ay es una pieza con mucha energía gansteril, donde se ofrecen balazos y también se presume un buen trabajo de manicure. El video, dirigido por Aldahir Montaño, sube la calidad al trabajo interpretativo de ambas.

Por ahora Vaccix está preparando un nuevo tema con Viudita. También lanzará un nuevo tema suyo titulado Basura.

Viudita Moderna empezó cantando en las iglesias evangélicas a las que iba con su abuela. Después fue descubriendo las canciones en la radio, las aprendía, las imitaba. Así se dio cuenta de lo que su voz podía hacer. Le interesaba todo. Estuvo en bandas de rock, de blues, de R&B. También, un tiempo cantó buscando ganar un poco de dinero en las plazas y en los micros. Hasta que un amigo le pidió que le ayude con unos coros para un tema. 

Viudita Moderna 


Fue su primera experiencia escuchando su voz, aunque el resultado no le gustó porque no era algo propio. Después, empezó a jugar en el celular con beats que encontraba en YouTube. El año pasado, en su teléfono empezó a grabarse y de todo ese experimento salió uno de los temas suyos que más le gusta: Más de mí.

“Del género urbano me atrajo la libertad para decidir, para ser, para crear. Hay mucha más libertad que en otras cosas. Yo antes hacía poesía también y ahí tenía la libertad para escribir y todo eso, pero no había esa libertad para exactamente decir lo que pensabas porque había grupos más cerrados y te criticaban; obviamente en la música también te critican, pero todo fluye mejor, como que me siento más libre, más cómoda haciendo música y todo”, explica Viudita.

Sobre el tema con Vaccix, Viudita cuenta que ha notado que aún hay mucha crítica en el público hacia lo que los mismos bolivianos hacen, pero a comparación de otras cosas la respuesta hacia este trabajo va yendo muy bien. “No creí que hablaran de nosotros, ya sea bien o mal pero lo hacen. Eso es algo muy difícil de lograr acá, también como mujeres”, indica.

“La respuesta acá ha sido brutal. La gente se sorprende con las cosas que decimos porque quizás ellos las hubieran querido decir, por eso se lo ha recibido tan bien. Están alucinando con nosotras y festejan y les gusta que sea boliviano, al menos en Santa Cruz hemos tenido un buen recibimiento”, complementa Viudita.

Dice que en vez de ‘referencias musicales’, prefiere hablar de personas cuyas carreras respeta, como Inkazoulo, de Sucre; Corona y Red Shine en Santa Cruz. “Hay mucho talento que está por explotar, lo chistoso es que todos hemos estado surgiendo casi al mismo tiempo y nos conocemos. Tal vez por eso no es que nos ‘sigamos’ sino que lo vivimos entre todos”, aclara Viudita, quien también menciona a Noni como la primera mujer que vio arriba de un escenario cantando un reggaetón en la ciudad.

Noni hace música desde los 12 años. También pasó por varias bandas y géneros. En 2017 con unos amigos inician el sello musical Never Ponys, donde ella fue la primera artista en integrarse. En el género urbano empezó cuando un amigo le pidió su voz para un jingle que tenía el reguetón como fondo musical. Ese año dio inicio a su proyecto musical que denominó Noni and the Blasters. “Ahí empiezo la exploración a nivel composición, publicitario e industrial. Un montón de cosas empezaron a nacer ahí como necesidad”, señala la cantante, que formó parte durante algunos años del Coro Arakaendar.

“Este género me ha dado la increíble experiencia de volver a preguntarme cosas, de reinventarme de alguna forma. A nivel personal hizo cambiar la perspectiva de mi vida en muchos aspectos, a un punto de que puso a prueba mi creatividad, porque al tener muchas limitaciones como artista hoy en día, se pone a prueba eso: cómo lo solucionás, cómo hacés que funcione, y además, cómo disfrutás de eso”, explica la cantante de 30 años.

Son varios temas de Noni que pueden escucharse en YouTube, desde sus producciones con Noni and the Blasters con el sello Never Ponys hasta nuevas piezas que ha venido trabajando y que formarán parte de un EP que saldrá en los próximos meses.

Sobre su trabajo en estos años, que sirvió para que otras jóvenes puedan animarse a seguir con el trap o el reguetón o lo que sea, Noni dice que desde 2017 uno de sus deseos era inspirar a que otras personas también se hagan cargo de su autenticidad. “No es que yo ayudé a alguien o que gracias a mí están ahí, para nada; sino saber que, capaz al verme a mí digan ‘yo también puedo hacer eso’. 

Ahí entonces salen y rompen también otras cosas y eso tiene que pasar", manifiesta la cantante y agrega que "en realidad, no debería ser una novedad que haya chicas, sino que es algo que tiene que pasar y si no pasara tendríamos que preguntarnos por qué no. Pero me parece que está buenísimo que cada vez más chicas se hagan cargo de su carrera artística y también tomen el cargo en otras áreas de la industria: que haya chicas que dirijan videos, que hagan fotos, que sean DJs. Son cosas muy importantes”.

Viudita Moderna coincide con esa mirada. Para ella la movida urbana de mujeres en Santa Cruz no es tan popular, pero sí hay apoyo de otras mujeres. “No hay muchas chicas que se atrevan, pero creo que está creciendo, es parte de lo que nosotras queremos hacer: no solo que nos admiren, sino que las chicas nos vean y se atrevan a lanzarse”, dice Viudita.

Quizás la mayor sorpresa en el concierto de Sara Hebe fue la aparición de Fiera, quien desde los 12 años viene rapeando ‘clandestinamente’ en su casa. Escuchando y aprendiendo de Daddy Yankee, Tego Calderón, Eminem, 50 Cents y Diane King. Siempre en su casa, apenas con un amigo, haciendo free style y esperando el momento oportuno. 

Antes de Sara Hebe apenas había cantado un tema en público, colaborando a Noni. A sus 20 años lanzó sus rimas a un público que las recibió bastante bien. “En el concierto de Sara Hebe yo estuve feliz, porque me gustó verla a ella y saber que es otra chica que también rapea”, cuenta Fiera. 

“Me gustó mucho la respuesta a mi presentación porque recién estoy comenzando. Estos años estuve perdiendo el tiempo, pero por algo pasó, ¿no?”, menciona la joven talentosa, que viene trabajando en varias composiciones con Noni, quien la está grabando y piensa tener algo listo el próximo año.

“No salgo mucho a boliches, yo trabajo, estoy más en eso y en querer hacer música. Todo este tiempo he estado escribiendo y desde que conocí a Noni he tomado eso más en serio eso, porque antes no sabía por dónde empezar, qué hacer. Igual, quiero mantenerme así: solo quiero que escuchen mi música y no mostrarme mucho tampoco”, apunta Fiera, quien recuerda que estaba muy nerviosa en el concierto. “Pensé que iba a ser algo más chico y cuando vi el escenario pensé ‘wow, qué bonito’. Me gustó porque al final la gente gritaba mi nombre y es bonito sentir el apoyo de la gente”, resalta Fiera.

Noni 


Espacio que les pertenece

Vaccix, Fiera, Viudita Moderna y Noni no son las primeras en esta escena ni tampoco las únicas. A comienzos de 2000 Janny Torrez colaboró en algunos proyectos, como Familia Lírika y también intentó una carrera solista. Desde hace algunos años Jane de la Cruz se mueve en el género urbano con una lírica de profunda raíz social y política.

 En el plano nacional, Nina Uma también es protagonista en La Paz desde hace tiempo con su rap comprometido. Y también se puede mencionar a la cruceña Adely, que la ‘pegó’ el año pasado con su trap Sola (que ya lleva 19 millones de vistas en Youtube)

Vaccix, Fiera, Viudita Moderna y Noni son cuatro voces de una escena musical que quiere crecer y dejar escuchar a otras artistas en el movimiento urbano cruceño.

Fiera


Ma. Fernanda García, música de Santa Cruz, comenta que “estar sobre un escenario, con tu propia voz amplificada es poderoso”, y agrega que son muchas las mujeres que están abriéndose espacios en los escenarios, para habitarlos cada vez con mayor confianza. “Así también, como espectadoras en un concierto en el que nuestras pares son las protagonistas, las poderosas, las amplificadas, nuestra experiencia se potencia, estamos representadas”, manifiesta García, quien fue una de las coordinadoras del concierto de Sara Hebe en esta ciudad con la colectiva Layqaykuna de Sucre.

García resalta que en los últimos eventos grandes en los que participó en la organización fue importante que la totalidad del espectáculo esté cubierto por mujeres, sin embargo, continúa García, esto es algo que en una jornada de conciertos con solo varones en escena, parece de lo más normal. 

“Desde que inicié mi interés por subir a los escenarios y buscar referentes mujeres, escuché cualquier cantidad de excusas de por qué ‘no hay tantas mujeres en el rubro’, la más absurda esa de que ‘cómo les cuesta tanto, todas las que lo logran son geniales, en cambio en los hombres hay muchos que son promedio’. Recuerdo que una vez, durante una charla de mujeres músicas, la rockera argentina Barbi Recanati respondía a este mismo argumento con algo así: ‘Yo me cansé de escuchar bandas de hombres que son un asco, queremos el mismo cupo de bandas de mujeres que suenen asquerosas’. Estar en un escenario no es solo cuestión de talento y trabajo, es una cuestión de poder y es un espacio que estamos decididas a ocupar, y así lo demuestran las artistas a las que refiere esta nota”, acotó García.



Vaccix 


Finalmente, García cree que también es importante reconocer que las voces de estas artistas, en general no son tan “nuevas”. “Noni tiene años de experiencias muy diversas en distintos ámbitos musicales, he visto videos de Vaccix que datan de hace 2 años (lo cual me hace suponer que viene trabajando desde antes). Puede ser muy difícil para las mujeres atravesar por todo el proceso que requiere la industria musical en espacio netamente ocupados por hombres. Con mucho menos esfuerzo que el que hacen estas chicas, otros artistas masculinos tienen mayor visibilidad”.


Lanzamiento. Una de las imágenes del video Ay Ay ay que Vaccix lanzó en colaboración con Viudita Moderna hace una semana.

Comentarios