Escucha esta nota aquí

La Navidad de 1963, a la edad de 42 años, fallecía el escritor tarijeño Oscar Alfaro. Se apagaba una de las voces literarias más importantes que ha tenido el país en el siglo XX y un narrador esencial de literatura infantil. Sus cuentos han sido leídos por varias generaciones de escolares bolivianos y sus poemas siguen siendo declamados o cantados en canciones populares.

Sin embargo, la difusión de su obra y de su legado ha sido en gran parte gracias al esfuerzo familiar, primero de parte de su viuda, Fanny Mendizábal, que falleció hace dos años y que guardó y dio a conocer sus trabajos (dejó inédito el 80% de su obra). Posteriormente su hijo Oscar lo ha hecho a través de una pequeña editorial con la que sigue publicando textos de su padre.

Es precisamente el heredero del escritor y la Asociación de Alfaro los que desde hace tiempo impulsan una ley que formalmente denomine al 2021: “Año del Poeta de los Niños” en homenaje al centenario del nacimiento del narrador y sirva para difundir su obra en todos los rincones del país. Oscar Alfaro hijo también espera conseguir este año los fondos para la publicación de la obra completa de su progenitor, que a pesar de su corta vida es extensa y abarcaría tres tomos de mil páginas cada uno.

“Sabemos que nuestra propuesta está a las puertas de convertirse en ley de Estado. Ojalá así sea, porque veníamos preparando desde hace tres años un programa mucho más intenso de actividades a realizar a nivel nacional e incluso internacional para conmemorar la vida y la obra de mi padre, pero lastimosamente la pandemia ha dado al traste con casi todo. Ahora algunas de esas actividades las hemos recorrido de septiembre de 2021 (mi papá nació el 5 de septiembre de 1921) para que se puedan realizar hasta septiembre de 2022”, cuenta Oscar Alfaro Mendizábal.

Obra completa

En el mundo literario muchos conocen del esfuerzo que desde hace años realiza el hijo del escritor para dar a conocer su legado. Es habitual verlo en las diversas ferias de libros con las colecciones que Editorial Alfaro publica desde hace años. Pero lo que más le preocupa actualmente es lograr la publicación de las obras completas del narrador nacido en San Lorenzo, Tarija.

“Desde hace 12 años vengo preparando la obra completa de mi padre y era mi intención publicarla en septiembre. Son tres volúmenes de mil páginas cada uno. Es una cantidad muy grande y la cotización más baja para publicarla es de $us 51.500 que no los tengo. Voy a ver cómo me las arreglo para hacer una edición simbólica en este centenario”, afirma Alfaro Mendizábal, que también explica que desde hace muchos años hubo compromisos firmados por varias instituciones nacionales y de Tarija en financiar la edición de esa voluminosa obra, pero “al final todos se han echado para atrás”.

Todavía queda por dar a conocer el 30% de su obra inédita, en especial su amplia labor periodística para diarios nacionales.

Su casa y el regreso a su tierra

Por otro lado, Oscar Alfaro espera que la celebración del centenario de su padre ayude a recuperar su casa natal en San Lorenzo para hacer allí una casa-museo, donde se pueda mostrar diversos aspectos de la vida y obra de su padre. “Es algo que estamos peleando desde hace años, pero nunca ha habido la voluntad política para expropiar la casa”.

Sin embargo, lo que ya han podido concretar es el traslado de los restos del autor del Sapo que quería ser estrella y de la letra de El Chapaco alzao, desde el Cementerio General de La Paz, donde actualmente se encuentra, hasta su tierra natal. “Queremos hacerlo el 5 de septiembre y ya tenemos un lugar muy lindo que le conseguimos en la población donde nació”, cuenta Alfaro Mendizábal.

Comentarios