Escucha esta nota aquí

Las series de televisión coreanas, se sabe desde hace años, dominan las preferencias de visualización en Asia y en América Latina, cada vez suman más adeptos. Sin embargo, ninguna hasta ahora había conquistado el primer lugar de preferencia en Estados Unidos. Sin embargo, El juego del calamar acaba de conquistar el ‘Everest’. El nuevo drama de suspenso de Netflix es número uno en el país del norte y es, usando una imagen futbolera, como ganarle al campeón del mundo en su propia cancha.

En menos de dos semanas, la serie ya ha conquistado las audiencias de muchos países y en Bolivia ocupa también el primer lugar entre las más vistas del servicio de streaming.

La serie marca también el debut en Netflix del prestigioso director coreano Hwang Dong-hyuk, que además es el guionista de la historia que gira en torno a cientos de jugadores con problemas de dinero que aceptan una inesperada invitación a competir en varios juegos para niños, por un tentador premio de 45.600 millones de wones (más de $us 38 millones).

Sin embargo, los competidores descubrirán que en cada juego tienen que exponer sus vidas. Teniendo lugar en un sitio no revelado, los concursantes tienen prohibido abandonar las instalaciones hasta que se declare un ganador final.

Hwang Dong-hyuk contó que la idea de la serie es de hace más de una década “Después de debutar con My Father ( película de 2007), leí muchos cómics y me fascinaron los juegos de supervivencia. Con un intento de crear una versión coreana, comencé a planificar el trabajo en 2008 y terminé la historia en 2009 ”, dijo el director en una conferencia de prensa a principios de septiembre. “Sin embargo, el casting de actores y la inversión fueron extremadamente difíciles durante estos períodos. La idea de un ganador del juego que se haga rico no fue bienvenida. La brutalidad y crueldad de los juegos eran motivo de preocupación. Tuve que poner la historia en el estante”.

Los tiempos han cambiado y el interés en los juegos de supervivencia le dieron una nueva chance para que reflotara El juego del calamar, que es el nombre de un juego infantil coreano.

“A diferencia de 2009, muchas personas estaban fascinadas con el guion y decidí expandir la historia original para rodar una serie de Netflix”, agregó Hwang.

Éxito mundial

El director de contenido de Netflix, Ted Sarandos, le dijo a la revista especializada Variety, que no esperaban que la serie tuviera tanto éxito a escala internacional “No lo vimos venir, en términos de su popularidad global”, admitió Sarandos que reconoció que el drama coreano tiene grandes posibilidades de convertirse en el programa más grande de Netflix.

“El programa ya está atrayendo a una audiencia mucho mayor que el drama criminal en francés Lupin, el primer programa en un idioma distinto del inglés que se convierte en el de mayor popularidad del servicio de streaming. Cuando vemos el progreso de El juego del calamar vemos que esta serie tiene una popularidad más grande ”, dijo Sarandos.

“La serie parece muy dramática, pero el programa es una gran metáfora de la sociedad altamente competitiva de Corea. Sorprendentemente, Corea del Sur no es el único país que experimenta una intensa competencia. A diferencia de muchas series dramáticas que ofrecen mensajes de esperanza y sugieren qué hacer, El juego del calamar proporciona una visión clara de nuestra dura realidad. Creo que esta es la razón por la que muchos espectadores encuentran que es una catarsis emocional”, dijo el crítico de cultura Jung Duk-hyun en una entrevista con The Korea Herald.

Comentarios