Escucha esta nota aquí

En Bolivia hay talento y se produce música casi a diario y para todos los gustos. Sin embargo, a pesar de las nuevas propuestas, la experiencia y el folclore les ganan a los grupos contemporáneos en el top ten. Azul Azul es el conjunto nacional más reproducido en Spotify, solamente con un álbum y tres sencillos, en los que, obviamente, La Bomba es la canción más popular.

La agrupación cruceña suma 562.295 oyentes mensuales. Al parecer, la gente no olvida el éxito Dame veneno, del grupo paceño de cumbia Veneno, que tiene como última producción en la plataforma un disco de 2017.

Con 354.378 seguidores cada mes se posicionó como el segundo grupo más requerido. Los reyes del folclore, los cochabambinos de Los Kjarkas, son los terceros de la lista; sin embargo, todos sus cambios y refundaciones aparecen dentro de ella. La agrupación original, con 55 años de carrera, tiene en Spotify 244.330 fans que escuchan éxitos de 46 discos.

4 y 5. Jóvenes y modernos El cuarto y quinto puesto son para los únicos cantantes de géneros modernos y ambos son cruceños: Bonny Lovy, con 196.849 oyentes, y Chris Syler, con 131.860.

Folclore y más folclore

Del sexto en adelante, los ritmos bolivianos reinan en las ‘playlist’. Proyección, de Cochabamba, es el sexto, requerido por 92.673 personas; mientras que Tupay, una de las variantes de Los Kjarkas, el séptimo, con 80.054 de público.

Las zampoñas y charangos de Savia Andina capturaron 67.605 oyentes. Los potosinos siguen vigentes tras 45 años y han ‘colgado’ a la plataforma 21 discos. Con el mismo ritmo, pero al que le inyectan modernidad y frescura, los cochabambinos de Ch’ila Jatun son los octavos con una cifra de 51.737 suscriptores. Por último, Pacha, nuevamente con el sello de los Hermosa y con un solo año de vida, cierra la lista con 46.815 seguidores.