Escucha esta nota aquí

El sexo, la calle, la droga y la ostentación se apoderaron del reguetón y no lo piensan liberar. Si no lo creen pregúntele a Ozuna, que esta noche actuará en el estadio de Real Santa Cruz, donde interpretará temas de trap, el subgénero musical que tiene como normas las letras explícitas, las historias de barrio y alardear sobre billetes, sustancias y testosterona.

Trap, que significa trampa en inglés, se utiliza para referirse a los lugares donde se trafica con drogas en EEUU, según el diario español El País. Desde comienzos de la década este estilo musical derivado del rap dejó la producción subterránea hasta llegar a los primeros lugares de las listas de ventas. Y desde hace un tiempo asaltó con violencia a la producción urbana de Latinoamérica.

Un poco de historia
Los primeros reguetoneros que experimentaron con el trap fueron De La Ghetto, Arcángel y Randy. Algunos entendidos consideran que la canción El pistolón (2007) fue la primera muestra de lo que ahora llaman trap latino. Pero desde hace dos años la élite del reguetón se enganchó a esta corriente. Daddy Yankee, Cosculluela, Ñejo, Farruko, J Balvin, Maluma y Ozuna han probado el trap.

Sin embargo, el subgénero tiene muchísimos detractores, incluso dentro del mismo movimiento urbano.

Uno de los más ‘pesados’ es Don Omar, que dijo: “mi humilde opinión, el trap debería controlarse un poco. Se me hace difícil que un niño se refiera en esos términos a mi hija. Quizás me recriminen diciendo ‘tú decías lo mismo en tus canciones’ pero las cambié, desde que me convertí en padre soy más selectivo”. En respuesta, Ozuna expresó: “es música para adultos, si tú no quieres que tu hija escuche trap entonces no le enseñes el trap”. 

La polémica más sonada con relación a este fenómeno fue la que protagonizó Maluma. Aún recordamos como a principios de diciembre del año pasado, una columnista del Huffington Post tildó al colombiano de “machista y misógino”, además, dijo que su canción Cuatro babys “es una apología de violencia hacia las mujeres” y que a estas las describe como “meros cuerpos intercambiables”.

Fenómeno mundial
El trap es considerado como algo novedoso y explotable en la industria musical. Y es que millones de jóvenes entre 18 y 25 años tienen a este género como su predilecto. Sus exponentes son verdaderas celebridades globales, marcas prestigiosas quieren utilizar su imagen y sus canciones generan el dinero que no lo hace el rap o el rock. Así estamos, consumiendo esta música, ¿qué tal? 

Tags

Comentarios